[ Página Principal ]

 

 



En el Renacimiento, fue considerado un libro moral, que enseñaba las virtudes a desarrollar por el hombre, tal como consta en el Tarot Mantegna pintado el año 1465.
Se trataba claramente de un juego educativo que representa una concepción del mundo típica de la Edad Media, es decir un cosmos en miniatura expresado por cinco grupos.
Dicho Tarot, atribuido, aunque su autoría no ha sido confirmada, al famoso pintor italiano Mantegna, nos conduce a la pista de que era usado como un método de enseñanza de las verdades Espirituales.
Este juego, como otros de la época, se habría inspirado en el Tarot de Marsella, de origen Medieval, que nos detallará estas enseñanzas como un camino progresivo, hasta alcanzar el estado de plenitud o realización en la carta 21, el Mundo.


El Camino o la Via del Tarot

Escrito por:

A. Verón C.


Lo dice un viejo proverbio chino: “El hombre no puede descubrir nuevos océanos si teme perder de vista la costa”

No podemos ser capaces de descubrir nuevas visiones, nuevas maneras de entender desde lo intuitivo, desde nuestro Yin, si no nos animamos a dejar de ver la vida de un modo Yang.

Colón, por ejemplo, jamás hubiese tenido la oportunidad de descubrir un “Nuevo Mundo” (XXI) sin haberse lanzado a la aventura osada de un “Loco” y explorar nuevos territorios.

Loco Mundo

Esa es la misión que trata de hacernos entender el Tarot, buscar nuestra verdad, vivir la vida como un juego, desafiando las verdades convencionales, las pautas que nos estructuran y encontrar las alternativas.

El Camino iniciático que despliega el Tarot nos pone frente a este viaje alocado, que necesita ser recorrido a través de pruebas, experiencias y acontecimientos que nos permiten hacernos conscientes de nosotros mismos.

Es el recorrido de entendernos como parte del Universo, que comienza en el plano inconsciente, siguiendo luego por el consciente hasta alcanzar finalmente el plano supra consciente, aquel que nos define como parte del todo.

Estos tres Planos o Instancias están formados por los 22 Arcanos Mayores, divididos en tres grupos de siete (el Loco es el Principio y Fin).

El primer grupo nos hace recorrer el sendero desde lo inconsciente, el impulso, el instinto, la aceptación del sistema en el que hemos de crecer, aquellos mandatos familiares y sociales que van moldeando nuestra infancia hasta alcanzar la adolescencia.

Se inicia con El Mago (I) cuando tomamos contacto con las Herramientas que nos ayudarán a descubrir nuestro Don, comenzamos a conocernos interiormente y entramos en contacto con nuestra Gnosis (II), manifestando creativamente la energía interior (III) que se comienza a dotar de una estructura funcional; buscamos sentar pautas y leyes (IV). Como complemento de esta visión materialista de la vida conectamos con la primera búsqueda consciente (V), y desde allí la encrucijada, dejar la antigua estructura de una vida segura por la búsqueda del verdadero Destino (VI), y surge entonces la necesidad de cambiar y comenzar a encontrar nuestra propia individualidad, El Carro (VII). El héroe parte a vivir sus propias aventuras…

La segunda instancia de este camino está dada en nuestro Plano consciente, la búsqueda en sí misma, la necesidad de desarrollar la personalidad, el Ego, el Yo consciente. Y allí el encuentro con la necesidad de hacer un balance con criterio, de entender nuestro rol en la vida. Comienza con La Justicia (VIII), avanza en un recorrido que nos da la oportunidad de encontrarle el sentido a las vivencias propias, aprendiendo de las experiencias (IX), tomando conciencia de lo efímero de la vida con sus éxitos y fracasos (X), aprendiendo a dominar nuestros instintos primarios mediante la fuerza de voluntad, desterrando el orgullo (XI), entonces, el Ego comienza su camino trascendental, empieza a pensar en el otro más que en sí mismo (XII), y la muerte de nuestra antigua identidad comienza a darle lugar al nacimiento real del iniciado, nuestra nueva vida (XIII). Comprendemos entonces, que “Cuanto hay detrás y delante de nosotros son nimie­dades en comparación con lo que yace dentro de noso­tros”, La Templanza (XIV).

Tarot completo

Finalmente, el Plano supra consciente, el espiritual, nuestras aspiraciones más elevadas, que comienza con la aparición súbita del Diablo (XV), confrontándonos con nuestros apegos y deseos, representando todo aquello de lo que debemos desprendernos, animándonos a dejar atrás la comodidad y la seguridad para buscar nuevamente el inicio, tirando abajo nuestras ideas ostentosas, destruyendo los muros de seguridad abriéndonos al cambio (XVI) que nos permita volvernos vulnerables, auténticos, desnudos ante la vida, guiados por la creencia en algo Superior (XVII). Y esa vulnerabilidad, como última prueba, puede llegar a hacernos sentir temor ante la decisión de transitar el sendero según las propias creencias. Permitirnos aceptar nuestra parte de sombra (XVIII) nos acerca más al Sol (XIX), la expresión más pura de nuestra individualidad, el encuentro cara a cara con nuestro propio SER. Ahora debemos preguntarnos en qué hemos cambiado, cómo somos capaces de vernos y ver a los demás, y sentir que somos capaces de dejar atrás nuestra tendencia a juzgar (XX), aprendiendo a ser un todo con el Cosmos, llegando al Principio del nuevo renacer (XXI), El Mundo, La Corona del mago.

Historia de la vida, a través de las cartas del Tarot

El Tarot es un sistema simbólico mediante el cual nos conectamos con nuestros niveles inconsciente y subconsciente. Costa de 78 cartas: 22 Arcanos Mayores y 56 Arcanos Menores. La palabra “Arcano” es sinónimo de secreto, recóndito. Así, pues, cada carta representa una verdad oculta contenida en la imagen, oculta tras sus símbolos.

Los Arcanos Mayores, son las 22 cartas que envuelven principios universales, estados de evolución del hombre y con ello situaciones arquetípicas, es decir, características de la existencia humana a lo largo de toda su evolución. Esto incluye, tanto los valores más elevados, como los aspectos más sombríos de nuestra personalidad, impulsores invisibles y muchas veces inconscientes de nuestra conducta. Así, pues, los Arcanos Mayores se relacionan con los grandes temas de la vida humana. Son cartas como La Muerte (transformación, pérdida, fin), La Justicia (ley de causa y efecto, justicia divina y humana), El Sol y La Luna (la madre y el padre, lo femenino y lo masculino; Yin y Yang), etc.

Los Arcanos Menores, en cambio, reflejan situaciones propias del día a día, los asuntos cotidianos y por ende más evidentes o tangibles. Ellos evocan aspectos más puntuales de la vida (son las cartas de bastos, oros, espadas y copas) más divulgadas a través de la baraja española, que se derivó del tarot durante la Inquisición.

Cada carta, cada Arcano del Tarot, responde a un arquetipo, a un modelo conocido por todos, aunque sea de manera inconsciente o intuitiva. Por eso las imágenes no nos son extrañas: Todos tenemos referencias acerca de lo que es un Mago, un Sumo Sacerdote, un Emperador o una Torre en llamas, por nombrar algunos. Al verlas reconocemos la imagen e intuimos su mensaje.

Jung llamó a los arquetipos el “fundamento anímico de naturaleza suprapersonal” porque va más allá de la persona individual, nos involucra a todos como sociedad. Los arquetipos nos orientan como “energías potenciales” que yacen en nuestras memorias (Jung mismo habló de memoria colectiva, tan real como la memoria individual). No controlamos estos arquetipos de manera consciente, sino que los vamos acumulando de manera inconsciente pero coherente y, de acuerdo a nuestras vivencias, van aflorando.

La niña sabe lo que es ser madre de manera instintiva, por poner un ejemplo, y el rol de madre que ella conoce es la acumulación de la experiencia no sólo de ella, sino de toda la sociedad que la rodea, y de la especie como tal. Esta niña tiene el modelo de su propia madre y otras vivencias de la infancia relacionadas que darán un sentido vivencial a ese concepto (sus juegos revelan su actitud hacia la maternidad -y sus roles- y son producto de sus vivencias). Llegado el momento, ya mujer, “sabrá” desempeñar su rol de madre y actuará en concordancia con él. Cuando no está adaptada al arquetipo, entra en un gran conflicto interno y eso le produce desequilibrios emocionales. Esos arquetipos son reflejados en los arcanos del Tarot. Por ello es posible aprender a descifrar sus mensajes.

Vamos a explicar la evolución de la vida de una persona, en sus tres etapas:

– Infancia y adolescencia, Madurez y Vejez

Primero ordenaremos los arcanos mayores por su número empezando por el uno y acabando por el 21. Y el loco lo dejaremos libre. Loco: esta carta como podemos ver no tiene número, por lo que la podemos poner al principio y al final.

INFANCIA Y ADOLESCENCIA

Si interpretamos la evolución de la vida de una persona, el Loco nos habla de aquel primer momento en el que empezamosuna vida, nos lanzamos, el momento en el que el alma decide empezar una vida para realizar su aprendizaje. Principio, de una gran aventura, no hay aventura más grande que la vida de un ser humano.

El Mago nos habla de los recursos que todo ser humano tiene cuando nace, no hay nadie que solo tenga defectos, ni nadie que sea perfecto. La persona tendrá que trabajar sus defectos y potenciar sus virtudes. Mitológicamente Zeus tenía dos jarrones uno con virtudes y otro con defectos y cuando un humano nacía, cogía un puñado de cada y ahí va!

Pasamos los primeros años de nuestra vida y nuestra adolescencia rodeados de la familia ( Suma,Emperatriz, Emperador y Sumo). La Sacerdotisa es la abuela pero también la capacidad de conocernos a nosotros mismos.La Emperatriz es lacreadora, la madre que nos cuida y mima, el Emperador es el que pone orden y enseña valores, el padre. El Sumorepresenta el abuelo pero tambien elmaestro y hoy en día los niños empiezan en la guardería a los 4 meses y acaban bien grandes en la universidad.

Los Enamorados es una carta clave en la adolescencia. Hace referencia al amor, y es en esta etapa donde se descubre elenamoramiento, las hormonas que suben y bajan…. Pero los enamorados también nos hablan de las decisiones que uno debe tomar en esta etapa, estudiar esto o aquello, trabajar etc… Decisiones , muchas que tendremos que tomar.

Y al final con la carta del Carro, cogemos las riendas de nuestra vida y controlando yavanzando dejamos una etapa y pasamos a la siguiente.

MADUREZ

Esta es una etapa realmente dura.

Empezamos con la carta de la Justiciaque nos dice que a partir de ahora tendremos que analizar y sospesar las cosas, valorar pros y contras. Tendremos que tomar compromisos y dar nuestra palabra. Tendremos que buscar elequilibrio. Pero la Justicia también nos habla de papeles y es en esta etapa en la que los papeles tienen gran importantcia: firmamos hipotecas, nos casamos, nos divorciamos, creamos empresas, nos divorciamos, preparamos testamentos…

El Ermitaño nos dice que no debemos precipitarnos, que debemos tomarnos el tiempo suficiente para realizar las cosas bien y que sean duraderas, nos dice que tenemos que buscar tiempo paraencontrarnos a nosotros mismos por que todo va muy deprisa.

Con la Rueda nos indica que tendremos que mover las circunstancias paraevolucionar y mejorar. Por que la Rueda puede ir en dos sentidos hacia atras, que es cuando encontramos una persona de 45 años que actua como una de 16 entonces esta involucionando. La Rueda nos dice que tenemos que avanzar.

La Fuerza nos recuerda que ya no podemos hacer pataletas como cuando eramos niños, ahora debemos utilizar la mente, controlar nuestros instintos yactuar con mano izquierda. Nos recuerda que no podemos estrangular a la hija adolescente, que no podemos tirar por la ventana a la suegra….

Y con el Colgado nos damos cuenta de lo dura que es esta etapa. El Colgado nosparaliza las cosas, nada avanza. Nos damos cuenta que estamos atados por los hijos, o por los padres o por todos. Y es aquí donde debemos dar la vuelta a las cosas y sacrificarnos por amor, dar un sentido a todo esto.

La Muerte nos recuerda que no estaremos aquí eternamente, es en esta etapa en la que tomamos conciencia que un día moriremos. Pero la Muerte también nos habla de cambios radicales y en esta etapa ¿Quien no tenido algun cambio importante? Uno habrá cambiado de trabajo o lo habran despedido, otros se habran separado de su pareja, otros habran cambiado de domicilio o de país.

Templanza y con esta carta aprendemos afluir, nos adaptamos a las circunstanciasde la vida, que toca sacrificarnos nos sacrificamos, que toca cambiar pues cambiamos. Aprendemos a fluir con la vida. Y cuando ya nos hemos adaptado ZAS! Cambiamos de etapa.

VEJEZ

Aquí empezamos fuertes!!

La carta del Diablo representa laTENTACIÓN, nos recuerda que ya empezamos a ser mayores y parece que no nos queda tiempo para todo. El Diablo nos dice que lo que no hagamos ahora ya no tendremos tiempo.

Tenemos la tentación y queremosliberarnos con la carta de la Torre, liberarnos de nuestras ataduras. Es el momento en el la madre a la hija le dice: yo ya te cuidé a ti, ahora cuida tu de tus hijos, o le decimos a la pareja: mira los niños ya son grandes y viento! Nos liberamos de nuestras ataduras y obligaciones por que….

Con la carta de la Estrella nos sentimosjóvenes aunque solo sea por dentro, tenemos nuestras ilusiones, ganas de hacer cosas, de divertirnos, de tener tiempo para nosotros.

Pero la carta de la Luna representa entre otras cosas la enfermedad y en esta etapa de vida quien no tiene la próstata, tiene la cadera chuchurría, o tiene colesterol… Ayy!! Ya no estamos para muchos trotes!

Y es en este momento en el que nos damos cuenta que debemos dejar a losjóvenes e hijos que hagan las cosas fuertes (Carta del Sol) . Y nosotros debemos disfrutar de las cosas del día a dia.

Con la carta del Juicio es el momento de hacer inventario de lo que ha sido nuestra vida. Habrá personas que cuando reflexionen diran: Yo que creia que me comería el mundo , no he hecho nada. Otros que pensaran que han hecho mucho más de lo que se hubiesen imaginado.

Y con ello llegamos a la carta del Mundo, el éxito final, principio y fin de nuestro camino. Cerramos el círculo.

Entonces llega el Loco y con él emprendemos un nuevo camino. Los que creen en la reencarnación se van hacia un nuevo aprendizaje y los católicos se van al cielo, infierno o donde corresponda.

Arcanos Mayores del Tarot y Principios Metafísicos

A continuación se presenta los Arcanos Mayores del Tarot y los Principios Metafísicos que les corresponden; dichos principios son concepciones abstractas que expresan un significado genérico de la idea arquetípica susceptibles de ser concretizadas a un plano psicológico donde en el plano de un contexto terapéutico puedan cumplir una función orientativa.

Tenemos dentro de esta lógica, por ejemplo, que el arcano el Sumo Sacerdote cuyo principio metafísico correspondiente es la actividad espiritual puede interpretarse como: El que posee el conocimiento interno de la naturaleza humana y puede entregar dicha enseñanza a los demás, lo cual realiza a través de la enseñanza y consecuencia practica de sus acciones; este arcano se integra con el signo de Tauro en que uno de los significados centrales esta dado por la conexión con los valores espirituales y el contacto con los niveles más profundos de la conciencia, o por el contrario la identificación con los objetivos materiales de la personalidad propuestos por el medio social.

ARCANOS MAYORES PRINCIPIOS METAFISICOS

EL MAGO CREACION

LA SACERDOTISA RECEPTIVIDAD ESPIRITUAL

LA EMPERATRIZ RECEPTIVIDAD MATERIAL

EL EMPERADOR ACTIVIDAD MATERIAL

EL HIEROFANTE ACTIVIDAD ESPIRITUAL

LOS ENAMORADOS UNIFICACION

EL CARRO DIRECCION

LA JUSTICIA DECISION

EL ERMITAÑO AUTONOMIA

LA RUEDA DE LA FORTUNA CICLOS ARMONICOS

LA FUERZA AUTODOMINIO

EL COLGADO ACEPTACION

LA MUERTE CICLOS TRANSFORMADORES

LA TEMPLANZA EQUILIBRIO

EL DIABLO INICIACION

LA TORRE PROYECCION

LA ESTRELLA ILUMINACION

LA LUNA PSIQUICO

EL SOL CONOCIMIENTO

EL JUICIO EVALUACION

EL MUNDO REALIZACION

EL LOCO INDETERMINACION

EL COMETA CICLOS SUPERIORES

PAGINA PRINCIPAL