[ Leer más Temas ]

Una Carta para Louise

Un pastor heterosexual que una vez creyó que la homosexualiad era elegida y pecaminosa, llegó a la conclusión, a través del estudio en profundidad de las escrituras, de que no lo es. Estudio en profundidad de los pasajes del Antiguo Testamento y del Nuevo T.
Un recurso inestimable tanto para las personas LGBT como para los miembros heterosexuales de la familia. 

Una Afirmación Bíblica de la Homosexualidad.

Louise, querida amiga, amada de Dios, por la inmensa gracia de Dios, un hermano en Cristo.

Tus fuertes y sinceras palabras que nos dijiste a Anna Marie y a mí, la última vez que nos vimos, siempre arderán en nuestros corazones: “Mi hermano odia a Dios por que Dios lo hizo gay, y él sabe que irá al infierno, y yo lo sé, porque es lo que la Biblia dice” Yo batallé para responderle, dándome cuenta que lo que sabía sobre gays y lo que la Biblia decía sobre ellos era algo muy superficial. La respuesta inmediata de Anna Marie para ti fue, “Nadie que haya puesto su fe en Jesucristo irá al infierno”. ¡Qué gloriosa verdad! Cualquier otra cosa que la Biblia dijera o no dijera, los homosexuales no necesariamente irán al infierno.

Decidí estudiar seriamente la homosexualidad y que es lo que la Biblia dice acerca de ello. ¡Gracias a Dios! Había mucho que aprender sobre gays y lesbianas- y la Biblia- que estoy muy contento por haber conocido. Aunque me apena darme cuenta que muchos de nuestras iglesias, no conocen sobre la realidad de la homosexualidad y qué es lo que la Biblia realmente dice, y que sus pensamientos, como solía ser el mío, están basados en suposiciones, no hechos, y en emociones, los cuales por supuesto, no tienen lugar en la consideración de los hechos.

Ahora estoy convencido, que la presunción que tú y tu hermano tienen sobre su condenación, es injustificada. He escrito lo que creo es la más clara interpretación de los pasajes Bíblicos, esto está en el Apéndice B de esta carta. Una correcta interpretación depende de la sujeción de los principios de interpretación, estos principios los explico en el Apéndice A. En el cuerpo de la carta, he puesto mis convicciones puestas en 10 declaraciones que creo que yo, tú, tu hermano y las familias de nuestras iglesias deberíamos entender sobre la homosexualidad y sobre los gays y lesbianas. Pero entiendo que muchos no lo aceptarán, así que tengo algo que quisiera decirle a esa gente; he hecho eso en el Apéndice C.

Perdona lo largo de este tratado, pero no creí que podría manejar este tema con menos palabras. También perdona la estructura académica; pienso que la naturaleza de mi estudio lo requiere. Oro para que esto te de las ideas que mi estudio me ha dado a mí.

Uno. La homosexualidad es una naturaleza inmutable; no es un estilo de vida que se escoge.

Louise, esto es esencial para entender la homosexualidad. Aún hay pocos eruditos que no creen esto, pero prácticamente todo científico del comportamiento acepta esta declaración como un hecho. A lo largo de la historia, el sexo entre personas de mismo sexo era universalmente considerado por ser actos por (heterosexuales) personas que habían decidido inmiscuirse en la perversión sexual. Avances en la ciencia, particularmente psicología, en los últimos 100 años ha mostrado que no todas las personas son heterosexuales; algunos son homosexuales, y su homosexualidad es una naturaleza inmutable, no una elección.

La concepción de la naturaleza homosexual, por primera apareció impreso en Europa en 1869 y en los Estados Unidos en 1889. La aceptación de eso se difundió lentamente los siguientes 100 años. Freud lo aceptó y lo discutió extensamente en la primera mitad del siglo 20. La Asociación Psiquiátrica Americana (APA) oficialmente lo reconoció en 1973 cuando desclasificó la homosexualidad de ser una enfermedad mental. La Asociación Psicológica Americana siguió esta acción 2 años más tarde.

Helmut Thielicke, un teólogo conservativo de respeto y que se cita seguidamente, reconoció en su trabajo, The Ethics of Sex, escrito hace 40 años, que al menos algunos gays y lesbianas tienen “homosexualidad constitucional”, y por eso debemos “aceptar” el hecho de que es “incurable,” que “nuestra actitud hacia esto cambie” [sus itálicas] y que es “una dispensación divina” y “un talento que debe ser invertido (Lucas 19:13f.).”1-1

Evidencia de que la homosexualidad es inmutable incluye: (a) Diez mil suicidios cada año de jóvenes homosexuales, sin la voluntad de enfrentar la vida con esa orientación; (b) El gran porcentaje de homosexuales que acuden al psicoterapeuta desesperadamente queriendo cambiar su orientación, y luego (c) el muy pequeño porcentaje de ellos que reportan haber sido cambiados después de cientos de horas y miles de dólares gastados en psicoterapia; (d) los millones de homosexuales que permanecen “en el clóset,” no actuando como homosexuales y no queriendo que nadie conozca de su orientación; (e) los miles reportados que vienen a pastores y consejeros, devastados al tener que reconocer su inalterable orientación, buscando asistencia para lidiar con eso.

Pocos, después de psicoterapia, reportó un cambio exitoso. Se cree que la mayoría de ellos no eran verdaderos homosexuales, pero que a causa de algún trauma en la niñez, ellos adoptaron rasgos homosexuales; con esto, la psicoterapia muy a menudo puede quitar los traumas y guiar a la persona a su naturaleza heterosexual. Los resultados de amplias psicoterapias con homosexuales que desesperadamente buscan cambiar su orientación han sido estudiados, y varios libros documentan la desalentadora escasez de éxito de su tiempo, dinero y esfuerzo. En 1998 la APA adoptó la posición de oponerse a cualquier terapia diseñada para cambiar la orientación sexual de las personas. El presidente de la APA declaró, “No hay evidencia científica de que la terapia de conversión o reparativa sea efectiva en cambiar la orientación sexual de una persona. Sin embargo, hay evidencia que este tipo de terapia puede ser destructiva.”1-2

Científicos y sociólogos no conocen qué es lo que causa el homosexualidad, así como no saben que causa el heterosexualismo, pero prácticamente todos están convencidos que cualquiera que sea la causa, es inmutable. Los homosexuales son homosexuales por naturaleza; nunca es algo que ellos elijan.

Dos. Todas las personas son creadas a la imagen de Dios. La homosexualidad de gays y lesbianas, creados por Dios, es buena y no mala.

Esta es la segunda base esencial para llegar a entender correctamente a homosexuales. Si yo puedo decir que Dios me hizo como soy, heterosexual, entonces de los homosexuales se puede decir Dios los hizo como ellos son. Si Dios los hizo de esa manera, entonces es bueno. Si soy creado a la imagen de Dios, los homosexuales son creados a la imagen de Dios. Y si Dios tiene un propósito para cada vida, la vida de homosexuales tienen un propósito que Dios les dio. Luego al no querer aceptarlos y afirmarlos en la misma manera en que afirmamos a otros, estaríamos tratando de frustrar los planes de Dios ¿Podríamos sacar otra conclusión?

Algunas personas de iglesias que no aceptan gays y lesbianas, pueden decir que la homosexualidad es una aberración de la naturaleza y que Dios no quiere eso, así como él no quiere a los niños de Síndrome de Down debido a las limitaciones que impone a ese niño durante su vida. Pero los homosexuales no tienen limitaciones físicas ni mentales, y no hay nada sobre los homosexuales que pueda ser definido como aberración.

Algunos dicen que es algo inmutable, pero dicen que es como la predisposición al alcoholismo- esa persona con dicha predisposición no tiene la culpa de tenerla, pero desde que actúa en ello conlleva destrucción en muchas vidas, la persona es responsable de no actuar en ello, si se convierte en alcohólico, necesitará recuperarse de eso.- El profesor del Nuevo Testamento Jeffrey Siker considera esta analogía “no sólo inútil, sino peligrosa.” Primero, él dice, los efectos dañinos de un alcohólico activo son evidentes, pero la APA cesó de mostrar la homosexualidad como una enfermedad “porque no había evidencia clínica de que la actividad homosexual resulte en algún comportamiento más destructivo que personas dedicadas a la actividad heterosexual.” Además, reconocemos que el alcohólico necesita “recuperarse”, pero en los homosexuales encontramos nada de su naturaleza que necesiten cambiar o necesiten recuperarse. Finalmente, el alcoholismo es una enfermedad centrada en el acto de beber; la atención está centrada en el tomar o abstenerse de tomar. La homosexualidad no es un acto, es naturaleza. Es desafortunado que heterosexuales se centren en el sexo entre personas del mismo sexo cuando piensan sobre la homosexualidad, pero- y es por esto porque la analogía es peligrosa“hacer eso es perder de vista el largo contexto de la relación. Es deshumanizar y despersonalizar a gays y lesbianas, caricaturizándolos sólo en términos de actividades sexuales en vez de verlos como toda una persona con vida que incluye más que sexo”2-1

El Dr. Siker menciona una mejor analogía que sería de los primeros Judíos Cristianos y la aceptación de los Gentiles. Los Judíos consideraban a los Gentiles como impuros, sucios, idólatras y pecadores- la misma repulsión que mucha gente de la iglesia siente hacia los homosexuales-Antes de que los Gentiles pudieran ser aceptados como Cristianos, muchos pensaban, ellos primero deben arrepentirse por ser Gentiles, convertirse en Judíos y obedecer la ley Judía como guardar el Sabbath, y comer comida permitida; entonces ellos podrían ser Cristianos. Como los Gentiles, los homosexuales no necesitan arrepentirse por ser así; ellos sólo necesitan ser aceptados.2-2

Otra analogía pudiera ser las personas zurdas, creadas de esa manera, diferente de otros, pero dicha diferencia no es ninguna manera una aberración o predisposición, y ese tipo de personas son iguales a las demás. No hay razón para no admitir que el homosexual simplemente esta hecho a la imagen de Dios como cualquier otra persona. La única razón aceptable es que la homosexualidad Dios la da, y debido a eso, Dios la da con un propósito. Debemos aceptar a gays y lesbianas y ayudarnos mutuamente a alcanzar el propósito que Dios tiene para todos nosotros.

Tres. El homosexual es una persona tan normal como una heterosexual y no debería de ser concebida en términos sexuales.

Evelyyn Hooker, quien enseñó psicología en UCLA, condujo la “… primerísima investigación sobre si la homosexualidad era una enfermedad o no, examinó a una población de hombres gay “normales”- hombres que no eran residentes de hospitales mentales, prisioneros, o pacientes angustiados en terapia [temas de estudio comunes en ese tiempo]- gente ordinaria viviendo ordinariamente, viviendo en el clóset… en 1956 Hooker presentó sus hallazgos- que no había diferencias psicológicas entre hombres homosexuales ni heterosexuales- antes de la junta anual de la Asociación Psicológica Americana.”3-1
¿Pero que no la mayoría de los heterosexuales tienen la vista muy corta acerca de que la homosexualidad significa tener sexo con una persona del mismo sexo? Esa es una grave distorsión. Los homosexuales tienen todos los intereses y preocupaciones de la vida que los heterosexuales tienen. La importancia que tiene el sexo para los heterosexuales, es la misma importancia que tienen los homosexuales- no más, no menos. La mejor definición que he leído de homosexual es aquél o aquella que se enamora de alguien del mismo género. ¿Qué me hizo heterosexual, enamorarme de la persona del género opuesto? No puedo decirlo- son solo características innatas de mi carácter. En el homosexual, esa característica trabaja de una forma diferente por alguna razón aún desconocida, y el proceso de enamoramiento es directo hacia personas del mismo género. Pero es un verdadero enamoramiento. No es algo más sexual que para los heterosexuales.

Mientras que algunos homosexuales son lujuriosos y promiscuos, el porcentaje es menor que el de los heterosexuales. La industria pornográfica, estima más de cien millones de dólares por año, los clubes para caballeros, los burdeles, pornografía por internet, etc. son todas auspiciadas por la lascivia heterosexual. Esa industria anualmente atrae como señuelo a dos mil niñas adolescentes, hacia el mundo de la prostitución solamente en la ciudad de Dallas.3-2 Los homosexuales tienen poco interés en esa amplia industria. Cada 15 minutos en América, un heterosexual viola a una mujer; los homosexuales no violan a mujeres, o raptan a jovencitas, ni provocan un nacimiento de un bebé contagiado por VIH. Si vemos a un hombre o mujer heterosexual y no pensamos inmediatamente en sexo, entonces cuando vemos a un gay o lesbiana, no deberíamos de pensar inmediatamente en sexo. Son personas como nosotros con las mismas necesidades y preocupaciones, problemas, fallas y éxitos, tristezas y alegrías que nosotros tenemos, además de muchos problemas que nosotros no tenemos. ¿Qué es un acto homosexual? Ejemplos: Un hombre gay paseando a su perro, o una lesbiana haciendo la cena.

Cuatro. Varios pasajes de la Biblia hablan del sexo entre el mismo género. En cualquier instancia, la Biblia está hablando de heterosexuales, quienes, llenos de lujuria, se han hecho pervertidos sexuales. La Biblia no dice nada sobre la homosexualidad innata como la conocemos hoy en día o sobre personas que son homosexuales.

Hasta el final del siglo diecinueve, como ya lo mencioné, el concepto de homosexualidad era totalmente desconocido. Ningún escritor Bíblico conocía de la homosexualidad, así que ningún escritor Bíblico pudo haber dicho algo sobre eso. Cuando la biblia habla del sexo entre mismo género, siempre habla de heterosexuales quienes llenos de lujuria cometen actos de lujuria. No puede haber nada en la Biblia que pueda decir sobre (la desconocida) homosexualidad, o de personas homosexuales, o actos por homosexuales.

Nadie condena la condenación Bíblica sobre la lujuria, y hoy eso puede ser tanto con homosexuales como heterosexuales. Algunos le gusta decir que las relaciones sexuales del mismo género son condenadas por la Biblia, y no importa por quienes son cometidas. No, las relaciones sexuales del mismo sexo llenas de lujuria, si lo son. El sexo heterosexual es condenado por la Biblia, siempre y cuando sean por lujuria, pero eso no significa que todo el sexo heterosexual es condenado. Es la lujuria la que es condenada, no el acto. Si reconocemos que el sexo entre géneros opuestos puede ser tan malo como una violación, o ser tan moral y hermosa entre esposos amorosos, así debemos de reconocer la posibilidad de que el sexo entre el mismo género puede ser moral y hermoso, como malo y libidinoso. (Esto es discutido extensamente en el punto Ocho.) La Biblia no dice nada sobre homosexuales siendo enviados al infierno.

Cinco. La carga impuesta en homosexuales por la sociedad, es una gran maldad. Debemos mantenernos en repulsión en contra, y hacer lo que podamos para oponernos a los prejuicios, el odio, y la condenación de una sociedad que hace la vida del homosexual tan difícil.

¿Puede el profesor Stein estar en lo correcto sobre América?: “Las evidencias son abrumadoras, poniendo a Estados Unidos como una sociedad donde hay un fuerte temor y un profundo odio hacia lesbianas y gays. Este odio y miedo se manifiestan en discriminación y leyes opresivas y prácticas sociales.”5-1

El linchamiento de Negros casi ha acabado, pero no el de lesbianas y hombres gay. Al menos 100 crímenes de odio y homicidio de gays y lesbianas, están registradas en los Estados Unidos cada año. La mayoría recibe poca atención de la prensa. Una excepción fue Matt Shepard golpeado y atado a una valla para morir en Wyoming porque era gay. Poco después, gays y lesbianas alrededor de América recibieron faxes, emails, y llamadas de teléfono diciendo, “Matt Shepard está muerto; tu puedes ser el siguiente.” Dos de esos asesinatos se escribieron en libros. Un hombre caminando en las afueras de Pennsylvania observó a lo lejos dos mujeresacampando ahí, y se estaban tomando las manos. Él regresó a su camioneta por su rifle. Una de las mujeres sobrevivió a sus disparos, y escribió el libro, Eight Bullets (Ocho balas).5-2 (Sobre el otro libro, vea en el punto Seis) Los gays de una gran ciudad se quejaban con la policía de que no era seguro caminar en su vecindario. Los policías no les creían, pero finalmente los oficiales se disfrazaron para ser la carnada. Los oficiales, confundidos por ser gays, fueron atacados por hombres con bates de baseball. Doce hombres fueron finalmente arrestados por actos homofóbicos en ese vecindario. Un artículo en nuestro periódico de hace unos días, hablaba de un hombre que preguntaba donde se encontraba el bar gay más cercano; él decía que quería dispararles a algunos maricones. Minutos más tarde, lo hizo. Estas cosas están pasando donde sea en América, y gays y lesbianas viven en constante ansiedad debido a este tipo de crímenes de odio.

Los homosexuales no tienen la protección por parte de la ley que otros tienen. Hay leyes a nivel nacional en contra de la discriminación en base a la raza y la nación de origen, pero sólo un quinto de nuestros estados prohíben la discriminación en base a la orientación sexual- no hay alguna ley federal-. La Suprema Corte de los Estados Unidos confirmó las leyes en dos estados, haciendo el sexo del mismo género ilegal. Un juez de Dallas dio una ligera sentencia a un asesino, explicando que la víctima era sólo homosexual. ¡Qué motivo tan grande es dado a los que maltratan a los gay! El odio que los gays y lesbianas encuentran, agregando los problemas psicológicos que la mayoría enfrenta en la aceptación de su homosexualidad, hace a muchos de ellos vivir en un medio que termina en trauma.

El psicoterapeuta John J. McNeill escribe,

"Muchos problemas… hacen un buen ajuste para que la vida [homosexual] sea extremadamente difícil. Entre estas dificultades se encuentran, la agonía del remordimiento y auto-tortura de que los sentimientos homosexuales son deseos inmorales, si estos se derivan de una identidad consciente con la condenación de la Iglesia y la sociedad, o un conflicto neurótico dentro de ellos mismos; su apertura al chantaje y otras formas de intimidación; su condición de estar fuera de las leyes de protección; su necesidad continua de conciliar lo que ellos creen con su verdadera identidad de la vista pública, con la adición de la amenaza de que una revelación accidental pueda resultar en la pérdida de su trabajo, expulsión de la escuela, salida deshonorable de su servicio militar, pérdida de una seguridad del futuro u oportunidades de trabajo, pérdida de amigos y respeto de familia y dependientes. Aún otros problemas envuelven el que sean propensos a la promiscuidad sexual [porque son] divorciados de una relación saludable interpersonal; y resultando en la entrega a los deseos sexuales, sin ser completamente satisfechos, para ocupar una vida desproporcionada. Por encima de todo, hay un verdadero daño, por la soledad que a quien las estructuras sociales – matrimonio, hijos, dependientes, etc.- son prohibidas. Debe de ser notado, que todos estos aspectos negativos de la homosexualidad, no son debidos a la homosexualidad como tal, sino el resultado de la actitud tanto de la sociedad como de la Iglesia ante el homosexual. Todos estos aspectos de la vida homosexual puede paralizar negativamente toda iniciativa, resultar en un sentimiento de inferioridad, y llevar a un desajuste emocional que haría un ajuste social imposible." 5-3

Todo este odio es una enfermedad en nuestra sociedad que viene de la ignorancia sobre la homosexualidad. Nuestra sociedad debe de ser informada, ilustrada acerca de esto. Aquellos que están envueltos en discusiones en denominaciones e iglesias sobre esto, deben estudiar y no hablar de la ignorancia, y el resultado de la ignorancia: prejuicio.

Seis. Los homosexuales han sido hechos pecadores por nuestras iglesias. Como nuestra sociedad, nuestras iglesias deben de cambiar.

“Mata a un maricón por Cristo”

Agregué las itálicas, tontamente; que itálicas son necesitadas para dicha declaración. En tu pequeño pueblo probablemente no has visto esta calcomanía. Para ti y para mí, esto es increíble, irreal. Tristemente, es muy real.

El pensamiento en la calcomanía muestra la posición de muchas iglesias y sus pastores instigando los crímenes en contra gays y lesbianas. Peter Gomes, profesor de Moral Cristiana en Harvard, dice, “La combinación de la ignorancia y prejuicios bajo el disfraz de la moral hace que la comunidad religiosa, y su abuso de la escritura al respecto, sean moralmente culpables.” El cuanta esto:

"En preparación para su novela The Drowing of Stephen Jones (El Ahogamiento de Stephen Jones), basada en una historia verídica de un joven gay lanzado de un puente hacia su muerte, por un grupo de hostigadores de gays, la autora Bette Greene entrevistó a más de 400 hombres jóvenes en la cárcel por varias formas de maltrato a gays. Pocos de esos hombres, ella notó, no mostró ningún remordimiento por sus crímenes. Pocos no veían nada inmoral con sus crímenes, y otros (más que pocos) le dijeron que sus actos eran justificados por las tradiciones religiosas de las que ellos venían. La homosexualidad estaba mal y esta en contra de la Biblia. Uno de ellos le dijo que el pastor de su congregación había dicho que los homosexuales representaban a Satán y el Maligno. La implicación de esta lógica era clara: ¿Quién podría estar haciendo algo malo al estar tratando de destruir a Satán y todos sus trabajos? La legitimidad de la violencia en contra homosexuales, judíos, mujeres y negros, como hemos visto, vienen de la opinión de que la Biblia estigmatiza a este tipo de personas, y entonces es un juego justo. Si la Biblia expresa dicho prejuicio, ciertamente no sería incorrecto actuar en dicho prejuicio. Este argumento ha sido usado para el antisemitismo, racismo, con consecuencias devastadoras que nuestra historia social ha visto vívidamente."

Cuando fue el funeral de Matt Shepard (arriba), un predicador Bautista de Kansas con simpatizantes de varios estados estaban marchando frente al funeral con pancartas que leían, “Dios odia a los maricas” (God Hates Fags) y “El marica de Matt en el infierno” (Fag Matt in Hell). Algo como consolación es saber que las personas del pueblo formaron una pared entre los que marchaban y la familia, y cuando los manifestantes empezaron a gritar sus mensajes, la gente cantó “Gracia Maravillosa” (en inglés “fag” es abreviatura de “faggot” que significa leña, originada varios siglos atrás en Europa cuando personas se envolvían en sexo con personas de mismo género y eran quemados en la hoguera.)

En el verano de 1998 organizaciones de Cristianos fundamentalistas, temerosos de la consideración de algunos estados para reconocer el matrimonio entre personas del mismo género, gastaron cientos de miles de dólares en anuncios en periódicos, diciendo que los gays y lesbianas están “enfermos” y que eran “pecadores” y que ellos deberían ser “curados”, y que sus derechos y protecciones deberían ser negados.6-3

Louise, una de las primeras cosas de las que me di cuenta cuando empecé a pensar sobre este tema era que millones de gays y lesbianas en la nación, jamás, con pocas excepciones, llenarían nuestras iglesias, porque ellos conocen nuestra actitud sobre este tema, la cual es de odio y condenación. ¿Es “odio”, una palabra tan fuerte? Hace unos años una iglesia Bautista en Austin ordenó a un homosexual, y los oficiales de la Convención General de Bautistas de Texas le pidieron a esa iglesia que se desasociara de la Convención. El siguiente día The Dallas Morning News imprimieron este titular: “Convención General de Bautistas Afirma Su Odio Hacia Gays y Lesbianas.”6-4 Quizá digamos piadosamente que nosotros no odiamos al pecador, sólo el pecado, pero el periódico creyó de la misma manera que lo imprimió, y los gays y lesbianas también.

Un escritor dice, “Aquellos que hemos publicado opiniones a favor de la igualdad gay podemos testificar que la mayoría de los correos de odio que recibimos citan justificaciones religiosas para el odio.” 6-5

Un gay y un heterosexual trabajaban juntos y se convirtieron en amigos cercanos. Luego el hombre heterosexual se hizo Cristiano. Cuando su amigo se dio cuenta de ello, él estaba consternado y le preguntó, “Ahora que ya eres Cristiano, ¿me sigues amando?” ¿No es esa una trágica pregunta? ¿Qué pensaba de los Cristianos, que le hizo preguntar eso? Los Cristianos tienen un amor que trasciende cualquier cosa conocida en el mundo, ¿o, no? Sin embargo muchos cristianos podrían abandonar una amistad. ¡Cristianos! El amor de Jesús incluye; nuestra falta de amor excluye. He leído que Carl Sandburg una vez le preguntaron cuál era la palabra más fea del idioma Inglés. El pensó por un minuto y respondió, “Exclusión.”

Nuestras iglesias necesitan cambiar, y ser refugios para gays y lesbianas que sufren de una carga insoportable constantemente. Pero cuando el mundo cree que las iglesias desprecian y condenan a homosexuales, aquellos que los odian, encuentran un motivo para seguir haciéndolo. Fundamentalistas como Bautistas del Sur y Católicos promueven aparentemente los problemas con venganza, declarando la homosexualidad en sí misma como pecado. 6-6 Aún las principales denominaciones extienden esto, como leemos frecuentemente en los periódicos. La mayoría de las denominaciones están discutiendo esto abiertamente; sin excepción están divididos en sus pensamientos, y las noticias reportan las discusiones tanto las retóricas negativas, como las positivas. Este tema debe ser examinado y discutido ampliamente en nuestras iglesias, sin pasión y con mentes abiertas. Yo creo que lo que estoy declarando en esta carta será la verdad que las iglesias descubrirán. Después ellas deben actuar en proclamar la verdad.

Cuando la historia del Holocausto empezó a darse más a conocer, se había reconocido que no sólo el pecado de los Nazis era el único- existía el silencio por parte de las iglesias y de otras naciones que sabían de eso durante la guerra. Cuando sabemos del odio y los crímenes en contra de lesbianas y gays, no debemos quedarnos callados; tenemos la responsabilidad de luchar. Nuestro silencio lo fortalece y nos hace culpables.

El pastor Paul Duke está predicando sobre el sufrimiento de gays y lesbianas:

"¿De quién es la culpa? Es la culpa de todos. Es la culpa de cualquiera de nosotros que hace bromas sobre gente gay, quien los insulta con nombres degradantes. Es la culpa de nosotros que guardamos silencio cuando otros hacen estas cosas, o cuando ellos publican mentiras sobre lo que la homosexualidad es. Y es la culpa de nosotros que no proveemos un lugar seguro y de cuidado para aquellos de orientación homosexual. Quienes conocen cuantos cientos de vidas se han perdido- por violencia, suicidio, drogas, promiscuidad, SIDA, autoestima destrozada, lejos de las puertas de la iglesia-porque hemos participado en, o con nuestro silencio en la degradación y el exilio de las personas homosexuales. Respecto a esto, hay sangre en las manos de la iglesia. Y esto es lo que me ha llevado más que nada en hablarte a ti como lo estoy haciendo. He tenido una visión de Cristo en el Juicio preguntando, “¿Porqué te quedaste en silencio?” ¿Por qué la iglesia abandonó estos niños de Dios a la desesperación y muerte? Cuando las personas se pierden y mueren por millones tu no deberías alardear sobre la moral sexual, usted los deberían alcanzar, darles un lugar seguro, escucharlos, hablarles, y amar con el amor de Jesús." 6-7

Tú y yo sabemos que la gente de nuestra iglesia son ignorantes sobre las verdades que he declarado sobre homosexuales y la homosexualidad. Se les debe de hacer entender que la demanda de honestidad e integridad en sus juicios deben estar en base al conocimiento y no de los más profundos sentimientos y prejuicios. Es como el racismo y la segregación de iglesias de hace unas décadas; la mayoría de las iglesias lo entienden mejor ahora, y nuestras iglesias al menos están abiertas a todos. Lo mismo debe pasar con este asunto. Yo pienso del sencillo dicho que el filósofo Josh Billing dijo, “Entre más vivo, más encuentro necesario reexaminar las cosas sobre las cuales estaba más seguro” La iglesia no puede hacer esta reexaminación antes de tiempo.

Le he dado mucho espacio a la iglesia aquí, pero es donde tenemos nuestros corazones. Y nuestra iglesia está terriblemente equivocada aquí, tal y como lo estaban en los 60’s con el asunto de razas, y hace 150 años con el de la esclavitud. Todas las cosas maravillosas que las iglesias están haciendo y su gran importancia que tienen en nuestra sociedad no pueden cubrir el lamentable fallo en esta materia.

Siete. Gays y lesbianas en general tienen el potencial de un carácter excepcional y de éxito; algunos tendrán mayor potencial que la mayoría de los heterosexuales para ser personas excepcionales.

Es muy conocido que hay ciertas características que son más dominantes en hombres y otras en mujeres, todas las personas tienen algo de ambas características. Psicólogos han encontrado que los hombres gay tienen una excepcional fuente de características femeninas (¿suficientes para enamorarse de un hombre?), y las lesbianas tienen una fuente excepcional de características masculinas (¿suficientes para enamorarse de una mujer?). Psicólogos reconocen que tener esta combinación de características en homosexuales constantemente resulta en tener un potencial excepcional.

El psicólogo Mark Friedman, de una serie de exámenes puestas a gays y lesbianas, encontró que los homosexuales que examinó eran superiores a las contrapartes heterosexuales, tanto cualidades psicológicas como autonomía, espontaneidad, orientación sobre el presente, y una gran sensibilidad en el valor de la persona.7-1 Thielicke remarcó que el homosexual “es frecuentemente agraciado con un remarcable gran sentido de empatía.”7-2

El eminente psicólogo Jung da cinco aspectos positivos sobre homosexuales hombres:

Esto [homosexualidad] les da una gran capacidad para la amistad, que frecuentemente crea lazos de asombrosa ternura entre hombres, y quizá aún pueden rescatar la amistad entre los sexos del limbo de lo imposible.Pueden tener un sentido del gusto y estética que son fomentados por la presencia de un rasgo femenino.Entonces, puede ser supremamente talentoso como maestro, por causa de su casi intuición y tacto femenino.Le gusta la historia, y el ser conservativo en el mejor sentido, y cuida los valores del pasado.Frecuentemente es dotado de una riqueza de sentimientos espirituales, que ayudan a llevar la ecclesia spiritualis [la iglesia espiritual] a la realidad, y una receptividad espiritual que lo hace responder a la revelación. 7-3

Una esperanza especial por la influencia homosexual en la sociedad es expresada por McNeill:

"No hay duda que los hombres homosexuales son más libres de desarrollar valores estéticos que sus contrapartes en el mundo heterosexual, y por esto, él tiene un importante rol que desarrollar en dar dirección a la humanidad para una apreciación más profunda de los valores estéticos… Hay una posibilidad esperanzadora de que la comunidad homosexual pueda servir a la comunidad humana como un todo, haciendo al hombre libre de hacer trabajos de servicio en la comunidad humana sin sentimientos de culpabilidad de estar traicionando los estándares de su identidad masculina." 7-4

Muchos escritores hablan de la contribución de gays y lesbianas que han hecho a nuestro mundo, y mencionan docenas de ejemplos, algunos hombres de estado, artistas, escritores, músicos, etc., que forman parte de los más famosos del mundo, tanto en el presente y en el pasado. Mientras que los gays y lesbianas forman una parte del 4%-6% de la población, un estudio de biografías de 1004 personas eminentes, encontró que 11% de ellos eran homosexuales o bisexuales, teniendo un incremento en ciertas categorías: 24% de poetas, 21% de escritores de ficción, y 15% de artistas y músicos.7-5

Louise, parecería que cuando viéramos a un gay o lesbiana por su potencial, son personas muy especiales hechas por Dios, uno debería de buscarlos, especialmente para nuestras iglesias.

Ocho. No sólo irreal esperar que los homosexuales vivan sin sexo, sino que también psicológicamente es algo dañino para ellos hacer eso.

Ahora estamos cara a cara con la pregunta de que es moral en la expresión sexual. En la mente de muchas personas, el significado total de la homosexualidad es sexo inmoral. Y eso es malvado, ellos dicen, porque el sexo debe de ser entre un hombre y una mujer, y también es malvado porque el sexo debe de ser dentro del matrimonio; eso es tan simple como lo es blanco y negro. Pero nada tan complicado como el sexo, que sondea tanto las alturas de la belleza y la profundidad de lo horrible, puede hacerse simple, y la regla de blanco y negro nodebe tocarlo. La profesora Kathy Rudy dice, “La Ética Cristiana, teólogos morales, y líderes religiosos a través del tiempo han gastado una inmensa cantidad de tiempo y energía pensando sobre como el sexo puede ser considerado moral, y cuando inmoral.”8-1

El teólogo James B. Nelson escribe,

"Aún en un tema tan importante como las relaciones sexuales consentidas por dos solteros adultos, no hay una prohibición explícita ni en las Escrituras Hebreas o el Nuevo Testamento (lo cual John Calvini descubrió para su consternación). De hecho, el Cantar de los Cantares celebra dicha relación. Creo nuestra mejor investigación bíblica llega a la conclusión de Walter Wink: ‘No hay alguna ética sexual bíblica. La Biblia conoce sólo un amor ético, el cual es constantemente traído para lidiar con cualquier costumbre sexual dominante en cualquier cultura, país, o periodo.’ " 8-2

Una de las razones del porque teólogos y éticos Cristianos tienen dificultad de encontrar una ética sexual en la Biblia, es que la condenación Bíblica de actos sexuales siempre es asociada con lujuria egoísta, sin nada referido sobre una amorosa vida de sexo. Aún más, la Biblia no dice que el sexo moral está reducido a lo que entendemos como matrimonio. Por ejemplo, David y Salomón, amados y usados por Dios, eran polígamos. Salomón tenía cientos de amantes. Un pastor es hallado con una amante, y él pronto se va. (Esto no es para comentar lo que él debería o no ser, es sólo para apuntar el contraste entre nuestros conceptos y el ejemplo Bíblico.) Algunos Cristianos del Nuevo Testamento, miembros de la iglesia, obviamente no eran “esposos de una esposa” o I Timoteo 3:2 no lo hubiera escrito.

¿El sexo debería de ser entre hombre y mujer? De un acto de sexo debe ser. ¿Se trata de todo el sexo?, o para heterosexuales –sólo pensemos en el sexo hermoso- ¿el sexo envuelve muchos otros actos, algunos de los cuales a veces se convierten más importantes que sólo el acto sexual? ¿El matrimonio hace al sexo hermoso y moral? Aún aquellos que insisten que el sexo debe de ser sólo en el matrimonio, admiten que frecuentemente hay sexo inmoral dentro del matrimonio- egoísmo, explotación, aún violación. Así que el matrimonio no es lo que certifica que el sexo sea moral o inmoral. Entonces debemos decir, que si la legalidad no es el criterio de la moralidad del sexo, la falta de legalidad no puede ser el criterio para su inmoralidad.

McNeill habla al respecto:

"El promedio de las personas ha asociado y confundido la pregunta de la moralidad de la conducta sexual con la pregunta de su estado legal objetivo. La razón de esta confusión, en parte, es que uno halla muy sencillo aplicar una norma objetiva: sexo antes del matrimonio es incorrecto; sexo después del matrimonio es correcto… Hay algo más para la calidad moral del comportamiento sexual, que puramente la pregunta legal y objetiva del matrimonio… Algo más debería estar presente; eso algo más, es amor… El humano se ajusta a la imagen divina revelada en Cristo, no en el actuar de una forma impersonal y racional, sino actuando por un motivo de amor." 8-3

Nelson, Wink y McNeill dicen que el amor es el criterio. Al menos podemos conocer que la definición no está en un certificado o en un tipo específico de sexo, sino en algo que está en el corazón y mente de los participantes. Esto no define la moral sexual, pero nos dice que la definición no está en una regla objetiva, sino en la psique subjetiva de los participantes. Desde que la mente y corazón de gays y lesbianas no están de ninguna manera limitados, no son diferentes de la mente y corazón de los heterosexuales, ellos pueden tener el mismo criterio que los heterosexuales para un acto sexual moral.

Estas cosas claramente indican que el requisito de celibato de gays y lesbianas no pueden ser soportadas por la Biblia, es injustificable desde un punto ético, y que puede ser psicológicamente perjudicial. Muchos psiquiatras creen (a) es incorrecto consignar a una persona en tal aislamiento y soledad, aquel que es separado de una relación estrecha con uno u otro sexo, no temporalmente sino hasta la muerte; (b) es irreal esperar esto, es prácticamente imposible para poder hacerlo; (c) muchos que intentan hacer esto lo hacen por razones patológicas; (d) el “casi el inevitable resultado [de intentar ser célibe] será en trágicos términos de sufrimiento, culpa, y desorden mental;” y (e) el crecimiento y madurez requiere una profunda y comprometida relación en la vida de uno.8-4

Me preguntaba sobre las patologías en intentar ser célibe, hasta que leí a McNeill:

"En mi experiencia como psicoterapeuta, he encontrado que la gran mayoría de las personas que viven una vida de abstinencia lo hacen por razones patológicas. Muchos han interiorizado la homofobia de la cultura que los rodea y de la Iglesia, y como consecuencia, odian y temen sus sentimientos sexuales… Otros viven en abstinencia por un serio trauma de su capacidad de tener intimidad con otro humano… Aquellos que han reprimido o negado sus sentimientos sexuales por razones patológicas son los que están en un mayor peligro de actuar debido a sus necesidades, de una manera compulsiva, imprudente, e inconscientemente, buscando castigo por lo que ellos ven como su crimen… Con todo el corazón aconsejo a toda la gente gay, que desarrollen la más íntima y comprometida relación posible para ellos." 8-5

Parecería que un argumento escritural en contra de requerir el celibato sería el claro escrito de Pablo en I Corintios 7:9 de que el no esperaba que toda la gente de la iglesia sería capaz de ser célibes, a pesar del corto tiempo que faltaba (esperaban) para que regresara Cristo. Algunos comentaristas sugieren que I Timoteo 4:1-4, que habla de que el matrimonio debe ser bueno y no debe de ser negado porque “todo lo creado por Dios es bueno,” puede incluir el matrimonio homosexual, porque Dios creó la homosexualidad.

Muy respetados teólogos están llegando a la conclusión que gays y lesbianas necesitan desarrollar íntimas y comprometidas relaciones. Thielicke: “Es verdad que la relación homosexual es… certeramente una búsqueda de la totalidad de otro ser humano. [Sus itálicas] El que diga lo contrario, no ha observado la profunda posibilidad humana de una homoerótica colorida amistad.”8-6McNeill: “Una consideración de información escritural referida al comportamiento sexual dirige sólo a una segura conclusión: aquellas relaciones sexuales pueden ser justificadas moralmente cuando son una verdadera expresión de verdadero amor humano. El llamado del Evangelio no es conformarnos a lo que nos es dado biológicamente; aún más, aquel llamado es de transformar y humanizar el orden natural a través del poder del amor.”8-7

William Barclay, de sus comentarios en los libros de el Nuevo Testamento que han vendido más de un millón de copias, tiene este comentario sobre el celibato: “El sexo es una parte de la vida, y la aniquilación deliberada de esto no es una virtud; es una crítica de cómo Dios hizo la vida y lo que ella significa."8-8 McNeill cree, “Sólo un Dios sádico crearía millones de humanos como gays con ninguna elección en escogerlo, y ninguna esperanza de cambio y luego negarles el derecho de expresar su homosexualidad en una relación de amor por el resto de sus vidas bajo la amenaza de condenación eterna." 8-9

La profesora Rosemary Reuther, de historia teológica, escribe:

"Una vez que el sexo ya no está limitado a los actos de procreación genital, la masculinidad y feminidad se exponen como ideologías sociales, luego ya no es posible argumentar que el sexo/amor entre dos personas del mismo sexo no puede ser una válida expresión de personas expresando amor. Si el sexo/amor es centrado primordialmente en la comunión de dos personas más que un concepto biológico de complementariedad pro creativa, entonces el amor entre dos personas del mismo sexo no debe ser inferior que el de dos personas del sexo opuesto. Ni que la experiencia de su comunión de cuerpos sea de menos valor." 8-10

Una de las primeras afirmaciones de esto que encontré es una declaración hecha por Quakers en 1963: “… el comité de Quaker, después de un largo estudio de la homosexualidad, llegaron a la conclusión: ‘Sin duda es la naturaleza y calidad de la relación la que importa; uno no debe de juzgarlo por su apariencia externa, sino que lo interno es lo que importa. La afección homosexual puede ser tan egoísta como la afección heterosexual, y, entonces, no podemos ver en ninguna manera que es moralmente peor.’”8-11

En 1975 un simposio sobre la homosexualidad en la reunión anual de la Asociación Cristiana de Estudios Psicológicos [Note Asociación Cristiana] reportó que la investigación de la ciencia del comportamiento y las realidades de su práctica clínica los habían forzado a proponer que mientras la promiscuidad, fornicación, y adulterio deberían ser considerados tan pecaminoso para personas homosexuales y heterosexuales, una amorosa, comprometida y relación permanente entre dos personas del mismo sexo estaba en una categoría totalmente diferente y no estaba condenada por las Escrituras, y esos Cristianos con la carga de una involuntaria orientación homosexual pueden escoger una relación homosexual como algo dentro de la voluntad de Dios, en vez de una vida célibe no deseada.8-12

Si puedo creer como lo hago, que gays y lesbianas pueden tener en sus corazones y mentes el criterio puesto aquí para sus relaciones, entonces puedo creer, como he llegado a hacerlo, que ellos pueden participar en un sexo de amor, que es moral y que provee para sus necesidades psicológicas- Dios creó las necesidades- como el celibato no puede. Y yo puedo creer que su amor sexual no es condenado por las Escrituras, pero lo es, si no vivimos en los principios por los que Dios espera que vivamos.

Entiendes que esto no es una aprobación general de todo el sexo homosexual. Esto habla de relaciones comprometidas y amorosas. No conozco que porcentaje de homosexuales están incluidos aquí, pero quizá, desafortunadamente, un pequeño porcentaje (10% en una gran escala, de estudio de gays.8-13) Muchos creen que la cifra crecería si la sociedad acepta la homosexualidad, motivando a relaciones comprometidas, como las relaciones comprometidas heterosexuales.

Nueve. Aceptación completa de la sociedad, incluyendo la bendición y legalidad del matrimonio deberían ser extendidas a los gays y lesbianas en la misma manera que es extendida a otros.

Louise, si es moral, tal como es psicológicamente necesario- una necesidad creada por Dios-para homosexuales, el vivir como pareja en relaciones comprometidas, como muchos teólogos y psicólogos lo han dicho, entonces los homosexuales quienes están en relaciones amorosas, a largo plazo y comprometidas, deberían tener derechos sociales y privilegios que el matrimonio puede darles. En seguida hay unas declaraciones en este asunto.

Un profesor de historia graduado escribe,

" “Familia” no necesariamente significa la familia tradicional heterosexual con la exclusión de todas las demás… Gays y lesbianas quieren el derecho de casarse por las mismas razones que otros Americanos lo quieren: para ganar los beneficios morales, legales, sociales y espirituales conferidas en la pareja de matrimonio y especialmente en la unidad de su familia. Los beneficios materiales del matrimonio son considerables, pero es el beneficio moral lo que es especialmente atractivo para muchas parejas, incluyendo las de gays y lesbianas. El matrimonio es, o puede ser, un compromiso moral que dos personas se hacen mutuamente. El voto de matrimonio consagra el amor, honor, respeto, y soporte mutuo, y le da a la gente acceso a recursos y reconocimiento de la comunidad que sirve para fortalecer su vínculo." 9-1

Y Nava y Dawidoff dicen:

"El matrimonio no es condicionado en la intención o capacidad de tener niños. Nada en el matrimonio, excepto la tradición, manda parejas de diferente género. Por ejemplo, [el historiador Yale] John Boswell señaló que en la antigua Roma ‘matrimonios entre hombres y entre mujeres eran legales y familiares alrededor de la clase alta.’ La institución del matrimonio en nuestra sociedad parece ser uno que motiva a la monogamia como la base de una vida personal estable y como un aspecto de la familia. Si pensamos para qué es el matrimonio, se hace claro que eso es para gente que encuentra maneras de vivir ordenadamente vidas compartidas; es destinado a ser la unidad más estable de la vida familiar, y la unidad de una estructura de intimidad." 9-2

Notando que el consejo de Pablo de que era mejor casarse que quemarse, el profesor de Teología Daniel C. Maguire indica que como se le niega a las parejas homosexuales casarse, “no hay alternativa que quemarse.”9-3

¿No fue Dios el que dijo, “No es bueno para el hombre estar sólo.”(Gen 2:18)? James Nelson,Profesor de Ética Cristiana, cree que“relaciones del mismo sexo son completamente capaces de expresar las intenciones de la humanización de Dios,” y mira el “problema homosexual” como “más exactamente, un problema heterosexual” (de homofobia), justo como el “problema de la mujer” es un problema de “sexismo masculino.”9-4

Como lo discutí arriba, la Biblia no puede ser usada como argumento en contra de esto, porque la Biblia no tiene nada que decir sobre gente homosexual. Aquí está una palabra de un editor religioso en esta conexión:

"Ni la Biblia puede ser citada con confianza en este debate. Ciertamente, el concepto del matrimonio del mismo sexo no es encontrado en la Biblia. Pero el concepto de la gobernación por democracia tampoco es encontrada en la Biblia, sólo aquella de monarquía. En tierras estrictamente bíblicas, la doctrina del derecho divino de los reyes tiene una base más firme que el gobierno por la gente. La experiencia humana, como sea, nos ha llevado a creer que la democracia no es una ilegítima, anti bíblica forma de gobierno. Desde los modelos bíblicos del matrimonio se extienden desde la poligamia hasta que uno termina en el celibato, debemos de encontrar nuestro propio camino, y no clamar que la Biblia permite sólo un modelo de matrimonio." 9-5

Lesbianas y gays tienen algunos pensamientos interesantes sobre relaciones del mismo género:

"El hecho de que estamos en una relación de mismo sexo, significa que la determinación de los roles de género, algunas veces una fuerza tan destructivas para relaciones heterosexuales, no es relevante para nuestra vidas. Cada miembro de la pareja del mismo sexo es libre de actuar por sus intereses personales, predilecciones, y cualidades, en vez de tratar que elegir entre conformarse o rebelare contra la norma cultural. Somos capaces de ver la cultura predominante de una larga distancia y más sana perspectiva. Esto significa que sabemos que muchos de los mensajes opresivos de la cultura son inaplicables a nosotros, y que otros son simplemente falsos y distorsionados. Así, somos capaces de evadir mucho de lo que es graciosamente referido como ‘La Guerra de Sexos’ –realmente, no es un gracioso tema del todo. Irónicamente, es la pareja de mismo sexo la que puede verse más claramente como la composición de dos seres humanos, donde la pareja heterosexual constantemente tiene que lidiar con los personajes dominadores Hombre y Mujer." 9-6

Otra lesbiana dice:

"En muchas maneras, nosotras [lesbianas] tenemos un tiempo más sencillo de crear una verdadera relación igualitaria, mutua y madura. De hecho, algunos investigadores están empezando a mirar a las parejas de mismo sexo como un modelo para ayudar a heterosexuales a crear una relación más humana. En contraste con los heterosexuales, quienes comúnmente se sienten alienados de sus parejas, nosotras necesitamos sólo mirar dentro de nosotras mismas para conocer mucho sobre nuestras amadas. Somos capaces de relajarnos con cada una en una manera mucho más verdadera de la que pueden las parejas heterosexuales. Las desigualdades en nuestra relación son hechas individualmente, la mayor parte, y por la función de un historial de desequilibrios de poderes que ha creado el miedo y odio en los cuales muchas mujeres y hombres coexisten hoy. En una pareja lesbiana, ambas mujeres pueden desarrollar libremente fuerza y competencia. Añadiendo, siendo socializada como mujeres, hemos sido preparadas para ser interpersonalmente sensitivas, protectoras, gentiles y compasivas. En una relación heterosexual, estas cualidades son usadas principalmente para servir al hombre y oprimir a la mujer, quien frecuentemente debe sostener la completa responsabilidad para la calidad emocional de la relación… Estos mismos atributos, sin embargo, pueden crear una milagrosa relación de gran calidad cuando se comparte por dos mujeres que están emparejadas en sus capacidades de compartir y de amar." 9-7

Un profesor gay de filosofía en MIT observa:

"Una vez que entendemos que es el matrimonio, podemos entender que es lo que el matrimonio significa para nosotros, y porque vale la pena luchar por ello. El matrimonio del mismo sexo no debe forzar a nadie a honrar o aprobar las relaciones gays o lesbianas en contra de su voluntad. Pero permitiría a aquellos quienes estamos envueltos en una relación gay o lesbiana mostrarle al resto de la sociedad que tomamos esta relación tan seriamente como los matrimonios heterosexuales toman las suyas. Y sin matrimonio, permanecemos como ciudadanos de segunda clase - excluidos, no por una buena razón, de participar de una institución básica de la sociedad." 9-8

Hay una nota interesante sobre la historia de la iglesia.
[Un célebre historiador de la iglesia]John Boswell… ha descubierto, que la iglesia declaró el matrimonio heterosexual como sacramento hasta 1215 D.C, uno de los primeros documentos litúrgicos Griegos de la Librería del Vaticano, es de una ceremonia de dos personas del mismo sexo. Los documentos datan del cuarto siglo, si es que no más tempranos. En otras palabras, nueve siglos antes de que el matrimonio heterosexual fuese declarado como sacramento, la liturgia de la iglesia celebró pactos del mismo sexo.9-9

Louise, esto va en contra de todo lo que pude haber pensado sobre la homosexualidad –que ahora confieso era demasiado poco. Pero oro por una mente abierta que pone la verdad primera en mi pensamiento. Veo la verdad en todo lo de arriba. A pesar de lo que pensé en el pasado, esto es lo que debo de creer ahora. Josh Bollings, gracias por tus ánimos.

Diez. Como en la sociedad, gays y lesbianas deberían ser aceptados y afirmados en nuestras iglesias y darles una oportunidad de servicio, incluyendo la ordenación, que otros tienen.

Tú sabes que en la década pasada muchas denominaciones Protestantes han estado debatiendo si afirmar, y especialmente ordenar, a homosexuales. Muchos comités/comisiones han estado determinando estudiar el asunto y hacer recomendaciones para sus denominaciones generales o sus iglesias. He leído mucho de esta actividad y los reportes. En cada caso que puedo recordar ahora las comisiones han recomendado justo lo que he dicho en esta discusión. Entonces cuando las comisiones han traído sus recomendaciones a la asamblea general/convenciones o sus iglesias, sus reportes han sido votados en contra.

Estoy impresionado que aquellos que han hecho un serio estudio en este asunto –los miembros de las comisiones –están a favor de afirmar a gays y lesbianas, y aquellos que votaron en contra son aquellos que no lo habían estudiado. Si ellos votaron en contra porque no lo estudiaron, entonces están votando en base del pre-juicio, eso es, prejuicio. Prejuzgar, prejuicio, es malvado. Necesitamos poner a un lado los prejuicios y presuposiciones, y después estudiar seriamente y con mente abierta este asunto.

Desde que no hay instrucciones explícitas en la Biblia sobre la ordenación homosexual, debemos derivar nuestras creencias de nuestro entendimiento de los principios de la Biblia. El Dr. Tex S. Sample tiene este concepto:
La pregunta de su unión- y celibato y matrimonio, de ese asunto- es si eso sirve al reino de Dios… [Hay tres preguntas sobre la ordenación:] la primera es si la unión de uno básicamente frustra el compromiso para el reino de Dios… El segundo punto para la ordenación si la unión de uno, como el matrimonio o el celibato, nos libera de la obediencia a Dios y propulsa a uno a cumplir los objetivos de Dios… Finalmente, y quizá más importante, ¿la unión en sí misma, da testimonio de la realidad del pacto del reino de Dios?... Cuando uniones homosexuales son fieles a la regla de Dios, manifiesta su poder, sirve en sus objetivos y denotan sus esperanzas y alegrías, la pregunta básica de la disposición de un ministro ordenado ha sido respondida.10-1

En 1973 el Concilios Ejecutivos de la Iglesia Unida de de Cristo instó a la completa aceptación de personas homosexuales figuradas para la ordenación: “En la instancia de considerar un homosexual declarado para ser candidato de la ordenación el problema no debería ser su homosexualidad como tal, sino más bien el criterio total del candidato sobre la sexualidad humana y su entendimiento de la moralidad en su uso.”10-2 El cuerpo nacional de la UCC ha adoptado esto recientemente, la única denominación de largo recorrido en tener semejante política en este tiempo. En Junio del 2001 la Asamblea General Presbiteriana votó para permitir la ordenación de gays no célibes que lo han hecho público, en el clero. Esto debe ser legalizado por 173 presbiterianos.

El teólogo conservativo, Stanley Grenz observa que la homosexualidad en sí misma, no debería ser considerada al seleccionar un candidato para la ordenación, porque, “Los textos que se usan como guía para la selección de oficiales se centran en tres prerrequisitos – dotación de liderazgo, carácter y espiritualidad, y reputación pública (ejemplo, I Tim. 3:1-13)…. Este criterio da un énfasis central en la importancia de la vida o fe del presente.”10-3

Y Richard Hays, aún pensando que la homosexualidad es pecaminosa, indica que otros pecados están en la misma lista con la homosexualidad, y concluye, “Es arbitrario señalar la homosexualidad como un pecado especial que se opone a la ordenación. (Ciertamente el Nuevo Testamento no hace esto.) La iglesia no tiene reglas especiales semejantes para excluir de la ordenación a los codiciosos o a los que se creen justos. Dichos asuntos se dejan al discernimiento de las personas encargadas de examinar candidatos para la ordenación; estas personas deben determinar si el candidato individualmente tiene los dones y talentos requeridos para ministrar.”10-4

Louise, sin duda alguna, cualquier gay o lesbiana que venga a nuestras iglesias profesando que Cristo Jesús es el Señor, debería ser aceptado y afirmado en todas las maneras justo como tú y yo lo hemos sido.

Tengo que creer profundamente que estas 10 declaraciones son verdad. Las convicciones provienen de un serio estudio de este tema, y, afortunadamente, ahora me puedo sentir iluminado sobre esto. Como desearía que todos los miembros de nuestras iglesias, especialmente todos nuestros pastores, hicieran este estudio.

Ahora conozco que los gays y lesbianas no escogen su orientación, porque ellos son creados por Dios, a su imagen con una orientación inmutable, la cual es buena y con un propósito de Dios. Conozco que el amor entre gays y lesbianas no es menor que el de otros. Estoy convencido que la Biblia apoya sus amorosas, y comprometidas relaciones, que no hay maldad moral en ello, y que la sociedad y nuestras iglesias deberían afirmar completamente.

¡Y los homosexuales tienen esas características que les dan un extraordinario potencial en muchas áreas deseables! Si tan sólo los aceptáramos, respetáramos, afirmándolos y traerlos fuera del clóset, ellos pudieran dar hermosura y fuerza a nuestra sociedad e iglesias. No es sólo triste, ¿No es irresponsable que para este asunto tan importante para muchas personas, las iglesias y denominaciones, nuestras iglesias y sus miembros, nunca han estudiado lo que la Biblia dice y no dice sobre este tema? Sigo escribiendo debajo de lo que, estoy convencido profundamente, es la correcta comprensión de la escritura que quizá tiene relevancia en este tema.

******************************************

APÉNDICE A
SOBRE LA INTERPRETACIÓN DE LA BIBLIA

Nosotros Bautistas creemos que cada persona debe interpretar la Biblia por sí misma; nosotros no dejaremos que nadie controle nuestros pensamientos sobre la escritura. Ciertamente hay algunas guías de ayuda para interpretar las escrituras, algunos principios que deberíamos de seguir He escogido algunos de ellos para discutir brevemente lo que creo que es muy importante para nuestra correcta comprensión de la Biblia, y quizá especialmente el tema de la homosexualidad.

(1) Comprender la Biblia es comprender que es lo que el escritor quiso que sus lectores comprendieran. Esto parece muy obvio, pero millones de lectores Bíblicos y cientos de predicadores violan este principio constantemente, porque cuando ellos ven el pasaje, ellos no reflexionan ni en el autor ni a las personas para quienes fue escrito, sino que inmediatamente deciden lo que las palabras por sí mismas significan. Prácticamente todos somos culpables de esto. Esto lleva a tantas ideas como a tantas personas lo leen. Pero la única verdad en el pasaje es la verdad que el escritor estaba tratando de transmitir a los lectores que eran sus contemporáneos. La erudita del Nuevo Testamento H. E. Dana, en su libro Searching the Scriptures (Buscando en las Escrituras), dice, “El objetivo final que buscamos en la interpretación, es el pensamiento en la mente del escritor Nuevo Testamentario que es expresado en el texto escrito… Deberíamos de buscar el significado único que el escritor tenía en mente, y después aplicar ese significado a nuestra moral y experiencia religiosa.”A-1 Esto es un hecho básico de toda la Biblia, y envuelve varias cosas:

(a) El sentido del escritor proviene de su antecedente. Mientras que la Biblia es una revelación inspirada por Dios, dándonos “la verdad sin ninguna mixtura de error” acerca de Dios, como la Fe Bautistas y la Declaración del Mensaje dice,Dios no decreta; Él dejó que los autores de los libros escribieran de su propia conciencia y experiencia, usando sus propias palabras (por ejemplo, el Griego de algunos escritores del NT era atroz. ¡No es grandioso que tan poco importante era para Dios eso, para usarlos!). El autor Bíblico puede escribir sólo de su propia cultura, comprensiones y presuposiciones. (Dos presuposiciones que tenían todo escritor en la Biblia, eran que todos eran heterosexuales y que las mujeres eran inferiores.) Las personas que han ido a la iglesia y a la escuela Dominical regularmente por lo general conocen algo sobre las circunstancias de los escritores. El problema casi siempre, no es la ignorancia de los antecedentes de los escritores, sino el poco cuidado en la atención de estos.

(b) El sentido del escritor es determinado por los antecedentes y la situación de aquellos a quienes les escribió. La carta de Pablo a Filemón es una clara ilustración de esto. Las escrituras fueron escritas a personas que vivieron hace miles de años. Todo lo que el autor escribió a ellos, lo hizo pensando en su cultura, circunstancias y necesidades. Nosotros leemos y con gran seriedad nos preguntamos, ¿Qué es lo que Pablo me está diciendo?” La respuesta es: Nada. Él no estaba escribiéndome a mí. Dios está tratando de decirme algo a través dealgo que Pablo escribió siendo inspirado por Él hace casi 2000 años, para los contemporáneos de Pablo, para cumplir con las necesidades del primer siglo. Pablo estaba aplicando principios eternos, Cristianos que ellos necesitaban. Es mi tarea ver y entender estos principios y así poder aplicarlos para mi vida en el siglo 21.

(c) Nuestra comprensión del significado de los escritores está teñida de nuestra propia cultura, experiencias, entendimiento, presuposiciones, etc. Es más fácil para nosotros imponer nuestra cultura en el escritor y lectores del primer siglo, que entender su cultura, entonces estoy seguro que nuestras interpretaciones serían constantemente irreconocibles para el escritor. Si tu y yo leemos la misma cosa, no sólo la Biblia, nuestra interpretación sería constantemente diferente, solamente por nuestros diferentes historiales y experiencias. ¿Quién de nosotros estará en lo correcto? Muchas veces me he parado en el vestíbulo después del servicio para platicar con la gente al momento que dejan la iglesia y obtengo algunos comentarios acerca de algo que dije en el sermón, y dentro de mí pienso, ¿De donde sacaron esa conclusión? ¡Yo nunca dije nada como eso! Muchos miembros de la iglesia tienen una repulsión cultural ante el pensamiento del sexo entre personas del mismo género que nada en la Biblia, pero esto, es interpretado ser la peor de las más revoltosas maldades. Su pensamiento, pues, es “Ningún homosexual puede ser bienvenido en nuestra iglesia, él o ella son muy viles.” En realidad, el sexo entre personas del mismo género está en la lista al lado de avaricia, envidia, mentiras y chismes y aparentemente no es ni mejor ni peor que aquellos pecados. Nuestra influencia cultural es la que hace la diferencia, no la Biblia. (Ahora, ¿la lista significa que la lujuria no es tan mala, o que la avaricia, envidia, mentiras y chismes son tan viles en los ojos de Dios, así como lo es la lujuria? Esa es una pregunta seria: ¿Cómo juzga Dios al pecado? ¿De la manera que nosotros lo hacemos? El Apéndice C intenta decir un poco al respecto.) Necesitamos tratar de poner nuestros propios antecedentes y cultura fuera de nuestras interpretaciones.

(d) ¿No es obvio e incuestionable que los escritores de la Biblia tenían un propósito para escribir lo que escribieron? Nuestro entendimiento de ese propósito puede ser la cosa más importante para entender su significado. Al leer y observar como el propósito del autor es cumplido, nuestro entendimiento se abre. Cual sea el propósito del autor, era para sus contemporáneos; el no nos tenía en mente. Entender porque el escritor escribió eso, y qué es lo que él quería cumplir, nos llevará a encontrar los principios y verdades eternas en el escrito.

(e) El significado del autor no está en sus palabras (!); las palabras son meramente imperfectos vehículos de uso para transferir el pensamiento. Aún puedo escuchar al gran W.T. Connor levantar su voz en mi clase de teología: “La Biblia no significa lo que dice, significa lo que significa.” Y también escucho las inconscientes, exclamaciones de defensa, “¡Mi Biblia significa lo que dice!” No, nada que se haya escrito o dicho significa lo que dice, siempre significa lo que significa. Las palabras son la mejor cosa que tenemos para tratar de transferir el pensamiento de una mente para entender el de otra. Si estuviéramos cara a cara, los gestos y el tono de voz ayudarían, y aún así podríamos preguntar, “¿A qué te refieres?” Pero si es algo escrito, probablemente nunca obtendremos exactamente que estaba en la mente del escritor. Aún así, debemos intentar, y recordar las ayudas de interpretación.

Cada principio de interpretación esbozada aquí es violado cuando quitamos palabras fuera de la Biblia, fuera del contexto, de su cultura, lejos del propósito del escritor, mantenerlos y declarar, “¡Esto es lo que la Biblia dice!” Un ejemplo de esta maldad es señalar Levíticos 18 o Romanos 1 y declarar, “La Biblia dice que los homosexuales irán al infierno.” Las palabras de la Biblia, maravillosas como lo son, aún están limitadas al transferir el pensamiento, pero era todo lo que tenían sus escritores para pasar sus pensamientos a sus lectores. Si pudiéramos ir detrás de las palabras, a la mente del escritor, tendremos una gloriosa revelación de Dios. Si paramos en las palabras, encontraremos y adoraremos solamente falsos dioses. La pregunta correcta nunca será, “¿Qué es lo que dice este pasaje?” Siempre será, “¿Qué significa este pasaje?”

Si estas cosas no son consideradas seriamente, no obtendremos el entendimiento de dicho pasaje, o tendremos un entendimiento incorrecto.

(2) Como el punto de arriba lo indica, lo que debemos de hacer es encontrar la verdad central o el principio eterno de Dios en cualquier pasaje que estudiemos. Las palabras usadas para formar el contexto son el medio para darnos esa verdad. Doctrinas y prácticas insostenibles son comúnmente formadas en el escenario donde la verdad es redactada o en la periferia de la verdad, o las prácticas del primer siglo son convertidas en reglas a practicar hoy en día. Mujeres guardando silencio en algunas iglesias y siendo obedientes a sus esposos, como Pablo instruyó, no eran verdades centrales de la escrituras, sino prácticas que guardarían a la iglesia y Cristiandad de ser innecesariamente “desacredita” en la cultura del primer siglo (Tito 2:5). Entonces, la verdad eterna central es: No (en ningún siglo) caigas en prácticas que alienarán a los no creyentes. Compara la esclavitud. Es horrible, pero en el primer siglo Pablo quería que los esclavos obedecieran a sus amos “para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador” (Tito 2:10).

(3) Nada nunca debería de ser tomado fuera de todo su contexto. Dr. Dana dice, “Ninguna simple sentencia o verso debería ser interpretada independientemente de sus conexiones lógicas. La interpretación debe lidiar con todas las secciones, cada sección debe ser considerada desde dos ángulos: su conexión con... y su contribución al progreso general de pensamiento.”A-2 Si ignoramos el contexto, por ejemplo, las parejas no se casarían a menos que uno de ellos “se queme de lujuria,” entonces estaría BIEN casarse y la lujuria podría ser satisfecha en una manera legal (I Cor. 7:9) Y eso es tan ridículo y repulsivo que alrededor de declaraciones de “textos de prueba” se han construido cultos. Pablo creía que Cristo regresaría prontamente, y el estaba diciendo que puesto que el matrimonio iba a durar por un corto periodo, era mejor, si estabas soltero, quedarte como estabas. Cuando llego el tiempo de que ya no era tan cierto que las parejas tendrían sólo un poco tiempo de matrimonio, el consejo (escritural) de Pablo ya no se consideraba aplicable. No era una regla eterna; era para las condiciones descritas en el contexto.

(4) Un pasaje en lo singular debería ser interpretado a la luz de la Biblia como un todo. Pedro dijo que si creíamos y eramos bautizados para la remisión de nuestros pecados, seríamos salvos (Hch 2:38). Aquí dice claramente que la fe y el bautismo son el camino a la salvación. Los bautistas no creen que él se refería literalmente lo que decían las palabras, por que conocemos que desde todo el Nuevo Testamento que el bautismo en sí mismo no tiene nada que ver con la salvación. Así que ahora sabemos lo que él realmente se refería y a lo que no.

(5) La Biblia no es un libro de reglas. Graves errores son hechos por aquellos que así lo creen. La Biblia es una registro que nos da una revelación de Dios por medio de los registros de sus escritores de sus experiencias con Dios, cosas que pasaron en el primer y siguiente siglos. Ahora me arrepiento, pero estoy seguro de que lo he dicho miles de veces —me has escuchado-- “Jesús nos manda hacer” esto y lo otro. Louise, mentí— bueno, fue un error y descuido mío. Jesús no nos mandó a mis oyentes o a mí hacer algo. No estábamos ahí. Pero yo contribuí a la idea equivocada de que cualquier frase en la Biblia es una regla para nosotros para seguir ahora. Lo que necesitamos hacer es encontrar la eterna, verdad central atrás de las “reglas” y aplicar esa verdad a las circunstancias de nuestro siglo 21. Muchas reglas son eternas, pero por las eternas verdades en ellas, y es esa verdad la que seguimos, no la regla que la contiene. Por ejemplo, Jesús no me mandó el ir a toda la tierra; no estaba en el grupo que lo escuchó ese día. Pero cuando yo leo el registro de ese evento, entiendo que el plan de Dios y que si quiero hacer la voluntad de Dios en mi era, debo de hacer todo lo que pueda para ir a todo el mundo, no porque es una regla a seguir como un niño sigue la regla de su padre, sino porque es mi comprensión madura de los planes de Dios y mi lugar en ellos. Seguimos la verdad fundamental, no una regla del primer siglo. Si la Biblia es un libro de reglas, ¡deberíamos de apedrear a muerte a cualquiera que se coma una hamburguesa (vea abajo)!

Jesús y Pablo hicieron claro que la regla de la ley estaba en el pasado y que ahora vivíamos por gracia y el espíritu, no por la letra y la ley. Los judeocristianos dejaron de observar el Sabbath y adoraban el Domingo; ¡uno de los Diez Mandamientos ya no era un mandamiento para ellos! Dios mismo le dijo a Pedro que las leyes referentes a que alimento es limpio y la ley acerca de no asociarse con los Gentiles ya no tenían efecto. (Hch 10:13-15). Una razón por la que los Judíos odiaban tanto a Cristo era su constante violación a las leyes del Sabbath. Jesús condenó a los Fariseos por seguir la letra de la ley en diezmar cada diminuta cosa pero “dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe.” (Mt 23:23). Pablo tenía largas discusiones acerca de que las leyes de circuncisión ya no eran necesarias para el Cristiano. Esta es su palabra mas fuerte acerca del tratar de obedecer la ley: “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.” (Gál. 5:1) En cambio dice, vivimos por “fe que obra por el amor” (v.6). Rom 6:14 nos dice que “... no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia,” y Rom 10:14 que “el fin de la ley es Cristo,” y II Cor. 3:6 que “la letra mata, mas el espíritu vivifica,” y Gál 5:14 que “Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

El legalismo no tiene lugar en la vida Cristiana de ahora, pero mucho de eso está actualmente en nuestras iglesias y debería ser sacada de raíz. En realidad, la “ley” del espíritu es la ley ampliada. Considera como Jesús amplio grandemente la ley contra el adulterio. Ahora no vemos que no es sólo un acto de lujuria, pero también un asunto del pensamiento de un hombre hacia una mujer como objeto sexual en vez como persona. (Mt 5:28). Nuestra maravillosa Biblia es una revelación de Dios a través de registros de las experiencias de Dios con personas de algunos siglos atrás. No es un libro de reglas para nuestras vidas, que deben de ser impuestas de fuera; es un libro de principios espirituales de los cuales construimos nuestras vidas de adentro hacia afuera. No es un libro de reglas.

(6) ¿Cómo nos movemos de la Biblia del primer siglo a la actualidad? Hemos hablado de principios, pero aplicar los principios no siempre es fácil. La Biblia no tiene nada que decir acerca de muchas cosas que encontramos en el siglo veintiuno, por ejemplo, homosexualidad innata.

Para empezar, recordemos que tenemos al Espíritu Santo prometido para esta tarea; siempre debemos reflexionar en el texto y/o el tema, orando al Espíritu Santo por guía.

Porque la Biblia no habla de muchas cosas que encontramos hoy en día y aún creemos que Dios nos quiere guiar en nuestra decisión, nos damos cuenta que la revelación de Dios no termina cuando la Biblia se completó, sino que es “viva,” “dinámica,” significando que en cada era y circunstancia tiene nuevas revelaciones para los nuevos desafíos. Todo nuestro crecimiento espiritual a través de aprender de Dios, significa que el Espíritu Santo nos ha dado una nueva revelación.

Comentaristas bíblicos aún siguen el patrón de John Wesley para encontrar una nueva revelación de Dios para el tiempo actual: considera (a) escritura, (b) tradición— ¿Cómo las iglesias Cristianas interpretaron y aplicaron la escritura a través de la historia, (c) razón— Wesley pensaba que la religión y la razón iban juntas, que una religión irracional era falsa, y (d) experiencia— Lo que produce la semejanza de Cristo en la vida individual.

Después el exámen final. Cristo es la perfecta revelación de Dios, y él es la final y supremo criterio por el cual nuestros conceptos van a ser juzgados y moldeados. Los principios que enseñó y que ejemplificó como inmutables y eternos necesitan ser cumplidos por nuestras conclusiones del mensaje de la Biblia para nuestras vidas. Comentaristas acuerdan que, “Necesitamos mantener constantemente nuestras conclusiones... a la luz de la persona de Cristo, quien es el criterio final para un entendimiento válido.”A-3 Nuestro (1963) Mensaje de Declaración de la Fe Bautista dice, “El criterio por el cual la Biblia debe ser interpretada es Jesucristo.”

Un excelente ejemplo para ver esta revelación “viva” es en nuestro concepto de esclavitud. La Biblia apoya la esclavitud, frecuentemente mencionada con aceptación. A Filemón no se le dijo que liberara a Onésimo. Repetidamente se les dice a los esclavos que obedezcan a sus amos (Ef. 6:5, Col. 3:22, I Tim. 6:1, Tito 2:9) Nuestra revelación ahora es, en orden para ser Cristianos debemos ignorar la aprobación Bíblica de la esclavitud. También sabemos que debemos ignorar la tradición, porque nuestras iglesias apoyaban la esclavitud, al menos en el Sur, hasta que finalmente fue destruida por una gran guerra civil. Por nuestro razonamiento/sabiduría y nuestra propia experiencia de ver lo correcto e incorrecto y habiendo sido parte de ello, llegamos a reconocer que el espíritu y principio de Cristo se encuentran en la abolición de la esclavitud. La mayoría de nosotros también reconoce lo mismo respecto a la segregación, pero se necesito una guerra civil y leyes del congreso en este siglo para traer a la razón y la experiencia para hacernos ver la verdad Cristiana sobre la esclavitud y la segregación. ¡Qué triste! ¿Por qué nuestras iglesias no destruyeron la esclavitud antes de que empezara en América? ¿Y por qué nuestras iglesias hicieron a un lado la segregación hace tiempo? ¿Y dónde están los puntos ciegos de la iglesia estos días? (Estoy convencido que incluyen la homosexualidad y el sexismo)

Otro ejemplo de revelación “viva” es en el divorcio, porque nuestras creencias actuales van en contra de la clara sentencia de Jesús (Mt 5:32, 19:9; Mc. 10:11,12) que el divorcio y el volverse a casar es adulterio. Con esta condenación hecha por Jesús, ¿por qué sancionamos el divorcio y el volverse a casar en la actualidad? El profesor conservativo Stanley Grenz integra el pensamiento de la mayoría de los académicos:

Las situaciones se presentan cuando el ideal del matrimonio está siendo borrado, y el fallo humano y el pecado están causando gran sufrimiento... En este escenario, el principio de la compasión de Dios por las personas implicadas, el intento de Dios de establecer (shalom) paz en la integridad humana, debe tomar precedente sobre la preocupación de la inviolabilidad del matrimonio... La iglesia, como comunidad redentora [tiene la] oportunidad de modelar la compasión de Dios de los nuevos comienzos. A-4

Creemos que Dios bendice y usa muchos de esos segundos matrimonios así como nunca pudo usar el matrimonio original. Pienso que muchos principios bíblicos están en nuestra creencia actual acerca del divorcio y los que contraen segundas nupcias: amor, perdón, el ideal de libertad de cada individuo, el valor de los talentos dados por Dios, y la responsabilidad de desarrollarlos y usarlos, etc. Principios psicológicos también están envueltos, los cuales, si son verdad, son dados por Dios.

(Algunos aceptarán personas divorciadas en la iglesia pero nunca los ordenaran. El Dr. Grenz tiene algunas palabras aplicables a esto.
El pasado de cada creyente está empañado por el pecado y el fracaso. No hay justos en la iglesia. La descalificación de un creyente sólo porque un divorcio es encontrado en el pasado de la persona, eleva esta expresión de pecado y fracaso a un estado de pecado mas allá de todos los demás... Los textos que son utilizados como guías en la selección de oficiales se centra en 3 prerrequisitos básicos – don de liderazgo, espiritualidad y carácter, y reputación pública. (I Tim. 3:1-13)... Estos criterios dan especial énfasis en la importancia de la vida de fe presente. A-5)

Por nuestro pensamiento de la esclavitud y el divorcio, ¿estamos ignorando la Biblia? No, estamos buscando por los principios eternos y el mejor entendimiento que podamos tener de Jesucristo. Esta increíble, inestimable Biblia no es la revelación final de Dios. Cristo con su vida y principios es la auténtica revelación que tiene que aplicarse a cada nueva era. Tal como el Antiguo Testamento y sus leyes fueron re-interpretadas por el Nuevo Testamento, así las aplicaciones del Nuevo Testamento del primer siglo son reinterpretadas por Cristo y sus principios en los siglos posteriores del Nuevo Testamento.

La importancia relativa de la Biblia a la vida de Cristo se indica cuando nos damos cuenta que aquellos Cristianos que se dice voltearon al mundo al revés por Cristo en el primer siglo (Hch 17:6) no tenían un Nuevo Testamento; no había sido escrito. Sólo (!) tenían la experiencia de su transformación de vida con Jesucristo y estaban viviendo como él, de la mejor manera que lo entendían. (¿Supondrías que si no tuviéramos el Nuevo Testamento para disputar, y sólo tuviéramos la experiencia con Jesucristo, que haríamos mejor en poder voltear al mundo cabeza abajo por él?) Ciertamente podemos ver que lo que importa es probar cada comprensión de la revelación— escritura, tradición, razón o experiencia— a la luz de Jesucristo.

Interpretar las escrituras seguramente es una de los privilegios mas gloriosos y gratificante que tenemos. Vale la pena hacer el esfuerzo para aprender cuales son los principios eternos que Dios estaba tratando de darnos para todas las eras cuando él inspiró a escritores hace mucho tiempo para escribir a sus contemporáneos.

Louise, permíteme predicar por un momento a un mal semejante. El fracaso en observar estos principios de interpretación es muy triste y dañino para el Reino, no sólo respecto al homosexualismo pero también respecto a la ordenación de mujeres. El reino de Dios es negado a la ministración de grandes mujeres que tienen el don de predicar la Palabra en un mundo que la Palabra sea predicada de cualquier manera posible. Estoy seguro que Satán se ríe; no tiene que hacer nada; sólo deja que la iglesia de Dios mantenga a la mitad de sus miembros el poder predicar y ministrar como pastores.

Aquellos que lo prohíben a las mujeres hacen el gran error de ignorar la cultura del primer siglo [(1)(b) arriba]. El oriente del Imperio Romano ha sido influenciado por la cultura Griega siguiéndole la conquista de Alejandro el Magno. Aquí las mujeres no podían estar fuera sin sus esposos y nunca hablar con otro hombre; la única mujer que hablaba con un hombre en público era la amante del hombre. Pablo le dijo a las mujeres Cristianas de esta cultura que se sujetara a su esposo y que no hablaran en la iglesia, o ellas, serían consideradas inmorales por los no creyentes, y haría parecer a la iglesia como un burdel. Cada mandato de obediencia y silencio era para la iglesia en esta cultura. En la mitad del oeste del imperio (y en colonias Romanas de la mitad este), la cultura Romana prevalecía; las mujeres tenían derechos legales, podían operar sus propios negocios y podían conversar públicamente con cualquiera en la calle sin ser considerada una prostituta. Pablo se regocijaba que las mujeres en la iglesias de esta cultura contribuían tanto al esparcimiento del evangelio. En Romanos 16 el habla de varias, llamando a Febe diaconisa (utilizando la misma palabra que usó para indicar a hombres) y diciendo que Junias “era estimada entre los apóstoles.”. Dice de Priscila “exponiendo” las verdades del Cristianismo a un hombre (Hch 18:26) y de dos mujeres en Filipos (una colonia Romana) quien trabajó a lado de hombres ayudándole en su trabajo (Fil. 4:2-3) Es significativo (y desalentador) que aún en la cultura Griega, desde que la iglesia entendió que en Cristo no hay hombre o mujer (Gál. 3:28) las mujeres podían orar y profetizar (a menudo significando “predicar”) no conversaban con hombre, y por eso no eran consideradas personajes inmorales cuando hacían esto (I Cor. 11:4; Hch 21:9)

El fracaso de no ordenar mujeres en nuestra cultura es antibíblico, y está obstaculizando el reino de Dios. El seguimiento humilde de los principios básicos de interpretación eliminarían esta maldad. A-6

Nuestro trato ha homosexuales y mujeres son dos errores de mal interpretación de la Biblia. ¿Cuántos errores hay en nuestras iglesias y en nuestra vida en particular?

******************************************

APÉNDICE B
LA BIBLIA Y LA HOMOSEXUALIDAD

Como se ha señalado arriba, hasta 1869 no había ni una idea escrita de la homosexualidad como una parte innata de la naturaleza de alguien. Hasta ese momento se creía que todas las personas eran heterosexuales, pero que algunos estaban tan pervertidos que se implicaban en relaciones sexuales del con el mismo sexo. Cuando los autores bíblicos hablaban de este tema, dentro de su cultura y comprensión, es de esto de lo que estaban hablando -de una clase de heterosexualidad.

Sin embargo, hay pasajes bíblicos usados hoy por algunas personas para condenar a los homosexuales. Quiero discutir cada pasaje de forma algo detallada, para mostrar que no sólo no hay ninguna afirmación sobre la homosexualidad, sino también que no hay ninguna afirmación aplicable al sexo homosexual si dicho sexo no es lujurioso. Muchos autores escriben de este tema, y yo soy deudor de muchos de ellos.

EL ANTIGUO TESTAMENTO

Génesis 1-2. El relato de la Creación.

Los críticos de la homosexualidad gustan decir: “El relato de la creación es sobre Adán y Eva, no sobre Adán y Esteban”. Quienes dicen que el matrimonio sólo puede darse entre un hombre y una mujer, argumentan que la creación de Dios de Adán y Eva como heterosexuales, muestra que esto es lo que se pretende que sean todas las personas; cualquier otra cosa está fuera de Su voluntad y, por lo tanto, es pecaminoso. El Dr. Gomes responde:

"[Como] Jeffrey S. Siker ha señalado en la edición de julio de 1994 de Theology Today, argumentar que el relato de la creación privilegia una visión heterosexual de las relaciones entre seres humanos, es recurrir al más débil posible de los argumentos, el argumento del silencio... No se menciona la amistad, por ejemplo, y sin embargo no presumimos que la amistad esté condenada o que sea anormal. No se menciona la soltería, y sin embargo sabemos que la soltería no está condenada, y que en determinadas circunstancias religiosas es tenida en muy alta estima. Después de todo, el relato de la creación no es un paradigma sobre el matrimonio, sino más bien sobre el establecimiento de la sociedad humana. (nota)"

Uno puede leer lo que quiera dentro del relato de la creación, pero no puede extraer de ella nada sobre la homosexualidad.

Génesis 18:20-19:29. La historia de Sodoma.

Algunos consideran que el pecado de Sodoma es el sexo homosexual, aunque en Génesis no se nos cuente cuáles eran los pecados de Sodoma, sólo que eran tan grandes que Dios decidió destruir la ciudad. La tarde antes de su destrucción envió dos ángeles en forma humana a la ciudad, para conducir afuera a Lot y a su familia temprano al día siguiente. El hospitalario Lot los invitó a pasar la noche en su casa. Al atardecer, los hombres de la ciudad rodearon la casa y pidieron a Lot que sacara a los dos hombres para que ellos pudieran [19: 5]
- King James Versión: “conocerlos.”
- Revised Standard Version: “conocerlos.”
- New International Version: “tener sexo con ellos”.
Cuando Lot se negó a sacar a sus huéspedes, los hombres de la ciudad estuvieron a punto de echar abajo su puerta, cuando los ángeles los dejaron a todos ciegos y la multitud se dispersó. Al día siguiente Lot y su familia fueron llevados fuera de Sodoma, y la ciudad fue destruida por fuego y azufre caídos del cielo.

La palabra hebrea usada aquí “yadha”, “conocer”, se usa 943 veces en el AT y sólo diez veces para significar claramente “tener sexo”, y en estos casos siempre significa sexo heterosexual. La palabra usada normalmente para sexo homosexual es “shakhabh”. Muchos estudiosos creen que en Génesis 19: 5 “yahda” significa “conocer” en el sentido de “familiarizarse” con ellos (los hombres de la ciudad podían haberse preguntado si éstos eran espías enemigos; o pudieran haber presentido la ruina inminente de la ciudad y haberse preocupado por lo que estos extranjeros estaban haciendo allí) y tienen varios argumentos para esto, incluido el uso numerosas veces de Sodoma como ejemplo de gran pecado en el Antiguo y el Nuevo Testamentos, sin que nunca se diga nada sobre sexo homosexual; y el contexto de las referencias de Jesús a Sodoma (Lucas 10: 10-13) que parece implicar que el pecado es la falta de hospitalidad.

Otros estudiosos piensan que el pecado fue la práctica común de mostrar dominio y humillar a los extranjeros forzándoles a asumir el papel de una mujer (un inferior) en una violación homosexual.

Otros piensan que significa “tener sexo”, y señalan el ofrecimiento de Lot a la multitud de sus dos hijas vírgenes si lo que quieren es sexo, para que dejen en paz a sus huéspedes. Si esta es la interpretación correcta, claramente va de una criminal, violenta, violación colectiva, algo siempre condenable.

El profesor de religión David L. Bartlett:

“Esta historia es ciertamente un punto de partida poco probable para una compresión “bíblica” de la ética sexual. Mientras que el intento de violación por hombres de Sodoma es condenado explícitamente, el ofrecimiento de Lot de entregar a sus dos hijas vírgenes a los violentos y lascivos habitantes de Sodoma, se relata sin una palabra de juicio.”

El teólogo conservador Richard Hays dice:

“La famosa historia de Sodoma y Gomorra -citada frecuentemente en conexión con la homosexualidad- es verdaderamente irrelevante para el asunto.”

Levítico 18: 22 y 20: 13.

Revised Standard Version:
22 No yacerás con un varón como con una mujer, es una abominación.
13 Si un hombre yace con un varón como con una mujer, ambos han cometido una abominación, ellos serán condenados a muerte...

Las versiones King James y New International dicen prácticamente lo mismo.

Levítico 18: 22 y 20: 13 son las únicas referencias directas al sexo homosexual en el Antiguo Testamento. Ambos son parte del Código de Santidad del Antiguo Testamento, un código religioso, no moral; más tarde se convirtió en las Leyes de Pureza Judías. [“Abominación” se usa a través del Antiguo Testamento para designar pecados que implican contaminación étnica o idolatría. La palabra se refiere a la omisión de la adoración a Dios o a la adoración de un falso Dios; no se refiere a la moralidad]. El profesor Soards nos dice: “Los expertos en Antiguo Testamento ven las regulaciones del Levítico como estándares de santidad, directivas para la formación de la vida comunitaria, con el objetivo de establecer y mantener la identidad de un pueblo en relación con Dios.” (cita) Esto es porque Dios estaba firmemente decidido a que su pueblo no adoptase las prácticas de los adoradores de Baal en Canaan, y el sexo homosexual era parte del culto a Baal. (Las leyes no dicen nada de mujeres que practican sexo homosexual; probablemente esto tiene que ver con el dominio del hombre, y tales actos a cargo de individuos serviles no tienen nada que ver con la impureza religiosa.)

Dios exigía pureza a sus adoradores. Algo puro era algo no adulterado, sin mezcla con nada. Estas Leyes de Pureza prohibían mezclar diferentes hilos en una prenda de vestir, sembrar un campo con dos tipos de semilla, producir animales híbridos. Hace pocos años en Israel, cuando un gobierno ortodoxo llegó al poder, McDonalds tuvo que dejar de vender cheeseburgers. Ningún problema con las hamburguesas. Tampoco con los sándwiches de queso. Pero mezclar leche y carne en un sándwich violaba las Leyes e Pureza -no tenía nada que ver con la moralidad. Estas eran leyes sobre el culto a Dios, no sobre ética, y por consiguiente no tienen nada que aportar a nuestro estudio sobre la moralidad. Helmut Thielicke observa en estos pasajes:

“Nunca podría suceder que nadie forzase estas leyes de purificación cúltica de su contexto concreta y les diera el tipo de autoridad normativa que tiene, por ejemplo, el Decálogo.”

Otra razón por la que no son pertinentes para nuestro estudio, es que esas leyes eran para un tiempo y unas circunstancias existentes cuando fueron dadas. Si plantabas un árbol frutal, no podías comer su fruta hasta el quinto año, y toda la fruta del cuarto año debía ser ofrecida al Señor. Se debía pagar a un trabajador su salario el día de su labor. No se debía cosechar un campo hasta su borde. No tenemos reparos en descartar la mayoría de ellas como no aplicables para nuestros días y nuestra cultura, y si descartamos algunos de ellos por cualquier motivo, tenemos que descartar todos ellos, incluso las regulaciones sexuales, por esa misma razón.

Cuando añadimos el hecho de que estas leyes hablaban de heterosexuales, sumamos tres motivos, cualquiera de los cuales sería suficientes, por los que tienen nada que aportar a cuestiones sobre los homosexuales o la homosexualidad, o sobre la moralidad del sexo entre homosexuales hoy.

EL NUEVO TESTAMENTO

En el Nuevo Testamento hay tres pasajes que considerar.

Romanos 1: 21, 26, 27.

Revised Standard Version:
21 pues aunque conocían a Dios no lo honraron como Dios ni le dieron gracias...
26 Por esta razón Dios los abandonó a pasiones deshonrosas. Sus mujeres cambiaron las relaciones naturales por no naturales, 27 y los hombres de igual modo abandonaron las relaciones con mujeres y se consumieron por la pasión unos por otros, hombres cometiendo actos vergonzosos con hombres...

Las versiones King James y New International dicen prácticamente lo mismo.

Romanos 1: 26 y 27 habla claramente de sexo homosexual tanto entre hombres como entre mujeres, el único pasaje del Nuevo Testamento que lo hace. Romanos 1: 18-32 habla de gentiles (heterosexuales) que podían y debían haber conocido y servido y dado gracias a Dios, pero que no lo hicieron; así que Dios los abandonó y les dejó hacer lo que ellos quisieran hacer, y esto tuvo como resultado degradantes y vergonzosos actos, incluido el sexo homosexual. Es casi una cuestión polémica, pero Pablo no está haciendo una lista de pecados por los que Dios condenará a nadie, está haciendo una lista de pecados que suceden porque la gente ha abandonado a Dios. Estos son actos cometidos por quienes se han apartado de Dios y por eso llegan a consumirse “por la pasión”. Todos reconocemos a quienes abandonan a Dios y se entregan a vidas lujuriosas -homosexuales o heterosexuales- postura condenada por la Biblia. Este pasaje habla de gente que elige abandonar a Dios.

El teólogo conservador Richard Hays dice:

“No es posible ninguna apelación directa a Romanos 1 como una fuente de reglas sobre la conducta sexual”.

1 Corintios 6: 9.

Versión King James [KJ]:
9... No os engañéis: ni los fornicadores, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados [malakoi], ni los que abusan de sí mismos con la humanidad [arsenokoitai], 10 ni los ladrones..., heredarán el reino de Dios.

New International Version [NIV]:
9... No os engañéis: ni los sexualmente inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, no los prostitutos [malakoi], ni los delincuentes homosexuales [arsenokoitai], 10 ni los ladrones... heredarán el reino de Dios.

Revised Standard Version [RSV] -edición de 1952:
9... No os engañéis: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los homosexuales [malakoi y arsenokoitai], 10 ni los ladrones..., heredarán el reino de Dios.

Revised Standard Version [RSV] -edición de 1971:
9... No os engañéis: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los pervertidos sexuales [malakoi y arsenokokitai], 10 ni los ladrones..., heredarán el reino de Dios.

Una comparación de cómo las dos palabras griegas son traducidas en las diferentes versiones, muestra que las traducciones con frecuencia, desafortunadamente, se convierten en interpretaciones del traductor. En 1 Corintios 6: 9 Pablo hace una lista de los tipos de personas que serán excluidas del reino de Dios y para algunos usa las palabras griegas malakoi y arsenokoitai. La versión KJ traduce la primera por “afeminados”, una palabra que no tiene necesaria conexión con homosexuales. La NIV traduce la primera por “prostitutos” y la segunda por “delincuentes homosexuales”. La RSV, en su primera edición de 1952, traduce ambas palabras por el único término “homosexuales”. En su edición de 1971, la traducción “homosexuales” es descartada y las dos palabras griegas son traducidas por “pervertidos sexuales”; obviamente los traductores habían llegado a la conclusión de que la traducción anterior no se sostenía.

Malakoi significa literalmente “suaves” y es traducido de esa forma tanto por la KJ como por la RVS en Mateo 11: 8 y Lucas 7: 25. Cuando se usa en un contexto moral en escritos griegos tiene el significado de moralmente débiles; una palabra relacionada, malakia, cuando se usa en contextos morales, significa disoluto y ocasionalmente a actividades sexuales pero nunca a actos homosexuales. Hay, al menos, cinco palabras griegas que significan específicamente personas que practican sexo homosexual. Incuestionablemente, si Pablo hubiera querido referirse a tales personas, no hubiera usado una palabra que nunca se usa para referirse a esto en los escritos griegos, habiendo otras palabras que tenían claro ese significado. Él debe haberse referido a lo que la gente comúnmente se refiere en contextos morales, “moralmente débiles”. No hay justificación, muchos estudiosos están de acuerdo, para traducirla como “homosexuales”.

Arsenokoitai, no se encuentra en ningún escrito griego existente hasta el siglo segundo cuando aparentemente significa “pederastas”, un corruptor de chicos, y el siglo sexto cuando se usa para maridos que practican sexo anal con sus esposas. De nuevo, si Pablo se refiriese a personas practicantes de sexo homosexual, ¿por qué no usó una de las palabras comunes? Algunos estudiosos ven una conexión con las palabras griegas usadas para referirse al sexo homosexual en Levítico. Si esto es así, es hablando de heterosexuales entregados a tal lujuria que recurren a tales actos.

Richard Hays nos dice:

“1 Corintios 6: 9-11 no establece ninguna regla para gobernar la conducta de los cristianos”.

Otro comentarista tiene otra razón para rechazar las traducciones de NIV y el original de la RSV por “homosexuales”. Hoy podría querer decir que una persona que es homosexual en su orientación incluso aunque fuese “de moral irreprochable, es automáticamente tachado como injusto y excluido del reino de Dios, como si fuera el más depravado de los pervertidos sexuales.”

Así que 1 Corintios 6: 9 no dice nada acerca de la homosexualidad, con la posible excepción de la condenable pederastia.

1 Timoteo 1: 10.

King James Version:
9... la ley no está hecha para un hombre justo, sino para los sin ley y los desobedientes, para los impíos y para los pecadores,... 10 ...para los que se deshonran a si mismos con la humanidadarsenokoitai...

Revised Standard Version -ambas ediciones de 1952 y 1971:
9... la ley no está puesta para el justo sino para los sin ley y los desobedientes, paera los impíos y pecadores, para 10 personas inmorales, sodomitasarsenokoitai...

New International Versión:
9... la ley no está hecha para el justo sin para los infractores de la ley y los rebeldes, los impíos y pecadores... 10 para los adúlteros y pervertidos arsenokoitai

Aquí, sólo la RSV se refiere específicamente al sexo homosexual, usando el término “sodomitas”, que es la traducción dada tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento a las palabras griegas y hebreas para prostitutos cúlticos. La KJV probablemente tiene el mismo pensamiento. La NIV no se refiere necesariamente a sexo homosexual. De nuevo Pablo ha usado la palabra griegaarsenokoitai, la palabra de 1 Corintios 6: 9.

Como hemos dicho arriba, esta palabra no haría referencia a la homosexualidad o al sexo homosexual en nuestro estudio.

Así que, como los otros dos pasajes del nuevo Testamento, 1 Timoteo 1: 10 no dice nada sobre la homosexualidad o los homosexuales, y nada sobre sexo homosexual, a no ser el de los prostitutos cúlticos, o posiblemente el acoso sexual de chicos jóvenes heterosexuales.

A la vista de los hechos arriba expuestos, nos damos cuenta de que no hay enseñanza moral en la Biblia sobre la homosexualidad tal como nosotros la conocemos, incluido el sexo homosexual (excepto posiblemente la pederastia). La Biblia no puede ser usada para condenar como inmoral todo el sexo homosexual. Condena claramente la lujuria, tanto homosexual como heterosexual. Ciertamente, no hay nada en la Biblia sobre alguien que vaya a ir al infierno, porque él o ella sea homosexual. Todos quienes vayan a infierno irán por la misma única razón: dejar de encomendar sus vidas en fe a Jesucristo como su señor y salvador.

Desde una aproximación ligeramente diferente a la interpretación, el Dr. Robin Scroggs afirma: “El modelo básico en la comunidad cristiana homosexual de hoy, es tan diferente del modelo atacado por el Nuevo Testamento que el criterio de similitud razonable de contexto no se encuentra. La conclusión que he extraído parece inevitable: el juicio bíblico contra la homosexualidad no es relevante para el debate de hoy. [La cursiva es del autor].

El Dr. Gomes concluye su estudio de homosexualidad y la Biblia con estas palabras:

"Los autores bíblicos nunca contemplaron una forma de homosexualidad en la que personas amantes, monógamas y fieles buscasen vivir las implicaciones del evangelio con tanta fidelidad al mismo como cualquier creyente heterosexual. Todo lo que conocían de la homosexualidad era prostitución, pederasta, lascivia y explotación. Estos vicios, tal como los conocemos, no son desconocidos entre los heterosexuales, y definir a los homosexuales contemporáneos sólo en estos términos es una calumnia cultural de primer orden, que refleja no sólo mucho prejuicio, que seguramente lo es, sino lo que la Iglesia Católica Romana denomina “ignorancia invencible”, que toda la piedad y caridad cristiana del mundo pueden disimular poco. El “problema”, desde luego, no es la Biblia... son los cristianos que la leen...

[ Leer más Temas ]

Lamborghini Huracán LP 610-4 t